Podcasts BD 01 – Cotorra de Puerto Rico: con la muerte en los espolones


Podcasts Boletín Drosophila 01

Bienvenidos a esta nueva entrega de divulgar la ciencia, que como ya saben, hemos venido a denominar Podcast de Drosophila. Hoy les propongo hacer un viaje atrás en el tiempo, pero no teman que no vamos a violar ninguna ley física. Vamos a trasladarnos hasta el año 1.989 de manera onírica, haciendo un esfuerzo retrospectivo algunos lo tendrán más fácil, mientras que los más jovencitos que por aquellas fechas no fueran conscientes de lo que estaba pasando en el mundo (como es mi caso particular) o no hubiesen nacido, tendrán que realizar un ejercicio imaginativo y sujeto a la fantasía. Desde los podcast de Drosophila también invitamos a soñar. ¿Por qué no?

El atleta cántabro José Manuel Abascal consiguió la medalla de bronce en la modalidad de 1.500 metros en los JJ.OO de Los Ángeles ’84.

Corre el año de 1.989. En España, las alegrías y penas van y vienen por barrios. Alianza Popular, Democracia Cristiana y el Partido Liberal se disuelven a primeros de año, mientras que la comunidad científica celebra que el cirujano y urólogo Aurelio Usón, realiza con éxito el cambio integral de sexo a una mujer mediante la conocida como “Técnica de Shangai”. Así mismo, llorábamos tanto por la trágica muerte de Fernando Martín, el pionero español en el baloncesto estadounidense, que abriría la puerta para que llegaran los actuales ÑBA, como por la medalla de plata conseguida en los 1.500 metros por Abascal en Indianápolis.

Ese mismo año, mirando más allá de nuestra fronteras, George Bush padre jura como 41º presidente de los Estados Unidos; el emperador Hirohito fallece siendo sustituído en el cargo por su hijo Akihito mientras se emiten los primeros capítulos de la conocida serie anime “Dragon Ball” en el país nipón; en China se desarrollan los sucesos de la plaza de Tiananmen tras la muerte de Hu Yaobang; fallece el famoso etólogo austríaco Konrad Lorenz y por si esto fuera poco, a finales de este convulso año se inicia en Rumanía la caída del dictador Ceausescu conjunta con el final del denominado “Telón de acero”. Empero, como ya habrán advertido poco tiene que ver esto con lo que les contaré a continuación y por lo que aguantan mis peroratas, más allá del contexto histórico en que se sucede. Sirva a modo de introducción para que tengamos de referencia en el contexto en que nos movemos, simplemente. Este es el escenario histórico-político que se va a encontrar el protagonista de nuestro podcast de hoy, que hemos titulado: “Con la Muerte en los Espolones”, tomando prestado a Hitchcock el nombre de su película, como bien habrán advertido.

Trayectoria seguida por el Huracán Hugo. Los colores determinan los diferentes grados alcanzados en la escala Saffir-Simpson a su paso por el mar Caribe. Asimismo, el gráfico muestra otros datos como el valor de los daños que causó en los diferentes lugares que azotó.

Como decía, estamos en el año 1-989. Este mismo año, el huracán denominado Hugo arrasó Puerto Rico, Saint Croix (la mayor de las Islas Vírgenes Estadounidenses) y Carolina del Sur. El 9 de Septiembre de 1.989 y lo que empezó como un cúmulo de tormentas eléctricas en las inmediaciones del archipiélago de Cabo Verde comienza a moverse hacia el oeste y acaba convirtiéndose el 13 del mismo mes en un huracán de categoría 5 según la escala Saffir-Simpson, tras realizar una travesía superior a los 4.500 Km. Allá en la isla de Puerto Rico se encuentra una curiosa cotorra, conocida vulgarmente bajo el nombre de “loro o cotorra de Puerto Rico”.

Este miembro de la familia Psittacidae responde al nombre científico de Amazona vittata, siendo descrita para la ciencia por Boddaert en 1.783. Estas aves, de unos 30 cms. de altura se caracterizan, para que se hagan una somera idea hasta que puedan buscar su imagen en internet o los libros de ornitología, por poseer un pico color crema o marfil y un plumaje verdoso del cual destacan unas distintivas plumas rojizas en la zona de la frente. Tiene como especial predilección nidificar en las oquedades presentes en los árboles conocidos como “palos colorados” (Cyrilla racemiflora). Concretamente, la cotorra portorriqueña es una de las diez aves más amenazadas del mundo y se encuentra en peligro crítico de extinción desde el año 1.967, en que fuera declarada con esta categoría por la UICN.

La cotorra de Puerto Rico (Amazona vittata), también conocida como iguaca, es un ave que alcanza la madurez sexual entre los 3 y 4 años de edad. Sus parientes más cercanos son la amazona cubana (Amazona leucocephala) y la cotorra de La Española (Amazona ventralis).

Numerosos biólogos aciertan al señalar que entre las causas de la reducción del hábitat de la cotorra de Puerto Rico se encuentran entre otras la caza ilegal, la destrucción de su hábitat, así como la competencia por las cavidades del palo colorado con otras especies aviarias, como el zorzal pardo (Megarops fuscatus). Documentos acerca de la abundancia de estas aves en tiempos pretéritos, hacen estimar a la comunidad científica que durante la época colonial española del actual estado libre asociado estadounidense, la población de Amazona vittata rondaría el millón de individuos. Hoy día como consecuencia de los motivos expuestos líneas arriba, quedan unos 250 ejemplares.

Se sorprenderán si les digo ahora que esta especie está en auge. ¿Pero Eduardo cómo te atreves a decir que está en auge esta colorida cotorra si hace escasos algo más de 100 años había un millón y hoy quedan un cuarto de millar? Y lo más importante, ¿qué tiene que ver esto que me cuentas con el huracán Hugo que tan extensamente has desarrollado al inicio de tu escrito? Todo a su debido tiempo, que aún estamos en la mitad del camino. Prometo no defraudaros.

La explicación lamentablemente, es simple a la par que dramática. El huracán Hugo, como mencioné, tuvo un devastador impacto en la población de la isla de Puerto Rico, pero también se ocupó de hacer lo propio sobre la población de sus peculiares cotorras, tal es así que su maltrecha población quedó reducida de 47 individuos silvestres a tan sólo 22. ¡Y este fue el episodio final de toda una serie de catastróficas desdichas! Así, se tiene conocimiento de que otros huracanes como el San Ciríaco en 1.899, el San Felipe en 1.928 o el San Ciprián en 1.932, que azotaron de igual forma con dureza la isla, mermaron la población silvestre de este singular habitante portorriqueño, tanto, que censos realizados hacia la década de los 40’s del siglo pasado situaban a la población en unos 2.000 individuos.

Como decía mi sabia abuela, “hay quien nace con estrella y hay quien nace estrellado”. En este caso y si pudiésemos preguntarle a Amazona vittata, estoy seguro que maldeciría su mala estrella, que le ha hecho enfrentarse, además de a la caza furtiva para su comercialización como mascota y a la reducción drástica de su hábitat, en 4 ocasiones en menos de un siglo con el mismo y destructivo fenómeno meteorológico.

Cartel que nos anuncia que estamos entrando al Bosque Nacional El Yunque. Se trata del único bosque tropical lluvioso que alberga los USA, siendo el hogar de 150 especies diferentes de helechos.

Pero como en toda tragedia hay visos de esperanza, y como me gusta apelar a esa expresión latina de “Deus Ex Machina” que se hace patente en la Medea de Eurípides, en el caso de la cotorra de Puerto Rico no puede ser menos. Por todo ello, en 1.991 el gobierno norteamericano crea la Parrot Field Office, institución encargada de dirigir los esfuerzos por recuperar esta especie animal emblemática de la isla, creándose para ello aviarios con nidos artificiales dedicados a la cría en cautividad, de tal manera que ya en el año 2.000, entre los aviarios y la población silvestre que quedaba en la isla, se llega a contar un centenar y medio de individuos. Posteriormente, y gracias a este programa, se realiza la primera suelta de las 10 primeras cotorras de Puerto Rico criadas en cautiverio al amparo de este plan conservacionista.

Cabe mencionar antes de despedirme de todos ustedes hasta nueva entrega que tal fue el impacto generado por las medidas de conservación de la especie que en el año 2.003 el Congreso de los Estados Unidos de América aprobó otorgar 1.7 millones de dólares para la construcción de un nuevo viario, sito en la zona del Bosque Nacional del Caribe, en la localidad de El Yunque. Desde entonces, el programa no ha dejado de recibir dotación económica para seguir en la empresa de recuperar de tan traumático trance a su verdoso conciudadano, aunque bien es cierto que en época de crisis la partida económica destinada a este proyecto se ha visto mermada considerablemente.

Hasta aquí ha llegado la entrega de los podcast de Drosophila de hoy. Como no puede ser de otra manera, les dejo con las notas de fondo del Kaleidoscope de Jaime Heras, quien ha amenizado esta narración. Me despido deseándoles un feliz día y que disfruten de la ciencia. Ya saben donde encontrarnos: www.drosophila.es.

Sobre Eduardo Bazo Coronilla

Miembro del equipo de redacción de Boletín Drosophila, Licenciado en Biología en la Universidad de Sevilla. Ha colaborado en calidad de alumno en prácticas con el grupo de investigación de Plantas Acuáticas, Cambio Climático y Aerobiología (PLACCA) del Dpto. de Biología Vegetal y Ecología de la Facultad de Farmacia en la Universidad de Sevilla a la órdenes de Pablo García Murillo. Apasionado de la Botánica y la Micología (en la que se está iniciando), es un sagaz conocedor de la orquidioflora andaluza que disfruta a la par del senderismo y la buena música rock.

Responder

Tu correo no será público Campos requeridos marcados *
Puedes usar HTML en tu comentario: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>