Hortensia: Una droga muy peligrosa

Dibujo de Hydrangea macrophylla realizado por Philipp Franz von Siebold y Joseph Gerhard Zuccarini para la edición ilustrada de la Flora Japonica. Esta planta ornamental, originaria del continente asiático, se encuentra ampliamente cultivada a lo largo del planeta.

Llevaba algún tiempo sin escribir, alejado del mundanal ruido y centrado en otros menesteres como desarrollar otros proyectos o sacar el carnet de conducir (tarea que me está costando más de un disgusto gracias a un código de circulación que la DGT parece haber escrito para que cada cual lo interprete a su gusto). Empero, en los últimos días algo me ha hecho despertar de mi letargo. Entre tantas modas y vídeos virales entre los que destacan el “Mannequin Challenge” o el “Andy Is Coming”, una me ha puesto los pelos de punta debido a la osadía que constituye per se desarrollarla. Hablo de la novedad de fumar cigarrillos hechos a base de hojas y/o pétalos de hortensia (Hydrangea spp.).

Circulan por las diferentes redes sociales vídeos donde jóvenes (parece ser que de nacionalidad germana) se dedican a explicar cómo elaborar estos improvisados cigarrillos alegando que puede ser el perfecto sustituto de la marihuana (Cannabis spp.) con el añadido de que además se trata de un material barato (tan barato, como que bastaría con sustraerlas del jardín de algún vecino o parque público). Dicho esto, me van a permitir que no difunda el vídeo para no dar más difusión a una práctica que no tiene nada de inocente y que puede poner en grave peligro al osado consumidor. Ahora les explicaré por qué.

Las hortensias son un grupo de arbustos pertenecientes al género botánico Hydrangea (aunque también se conocen bajo el nombre de hortensia a otras especies del género Schizophragma, como Schizophragma hydrangeoides), el cual comprende unas 200 especies descritas, de las cuales sólo 45 están aceptadas como morfotipos botánicos de pleno derecho. Se trata de plantas originarias de América y del sur y este del continente asiático que se han cultivado ampliamente a lo largo de todo el mundo gracias a su adaptación a climas templados y a la facilidad para obtener flores de diversos colores con tan sólo poner en práctica unos sencillos consejos hortícolas. Así, dependiendo del pH del suelo en el que se desarrollen nuestras hortensias, éstas podrán producir flores de color rosa (pH 6-6.5), azul (pH 4.5-5), blanco (pH 8) o incluso versicolor (si se añade al suelo una cierta cantidad de carbonato sódico). De entre todas las especies relativas al género Hydrangea, la hortensia más comúnmente cultivada en Europa responde al nombre científico Hydrangea macrophylla, la cual cuenta con más de 600 cultivares diferentes, algunos de los cuales son usados durante las ceremonias del té celebradas en Asia con motivo del cumpleaños de Buda, como es el caso de la popular hortensia “amacha” (literalmente, té sabroso en el idioma nipón).

Estructura 3D del ácido cianhídrico. Átomo de hidrógeno (blanco), átomo de carbono (negro) y átomo de nitrógeno (azul). El ácido cianhídrico interfiere con el complejo IV de la cadena respiratoria mitocondrial, también conocida como Citocromo c Oxidasa.

El peligro de que una serie de jóvenes se dediquen a difundir la palabra sobre lo gratificante que puede resultar fumarse un porro realizado a base de hojas y/o flores de hortensias es lo que ignoran. La hortensia contiene un principio activo tremendamente tóxico, la hydrangina, un glucósido cianogénico, que una vez se rompe, como ocurre tras la combustión de sus hojas y/o flores, libera cianuro de hidrógeno. ¿Por qué es peligroso el cianuro de hidrógeno? Pues porque una vez se inhala, se inhibe la respiración celular a nivel de la citocromo oxidasa, lo que acaba produciendo anoxia celular.

Los bomberos esto lo saben muy bien. Basta una concentración de 300 partes por millón de ácido cianhídrico en el aire que respira un humano para matarlo en cuestión de unos pocos minutos, lo que ocurre cuando un incendio prende en un domicilio moquetas o alfombras, realizadas en su amplia mayoría con tejidos sintéticos (poliamida y polipropileno mayoritariamente).

El ácido cianhídrico inhibe al complejo IV de la cadena respiratoria mitocondrial al unirse al grupo hemo de la Citocromo c Oxidasa, con lo que en definitiva se interrumpe el metabolismo aeróbico.

La intoxicación con hydrangina procedente de hortensia cursa con mareos, aceleración del ritmo cardíaco, problemas respiratorios y problemas gastrointestinales que en los casos más graves puede desembocar en diarrea hemorrágica. Como ven, si la dosis no se controla, algo bastante común cuando se llevan a cabo este tipo de arriesgadas conductas de búsquedas alternativas a los estupefacientes tradicionales, lo que empezó como un estado de ánimo similar al que se alcanza ebrio, puede acabar en una tragedia.

Tengan en cuenta que determinados comportamientos o modas que circulan por la red son inofensivas. No conozco a nadie en su sano juicio que pueda pensar que el Harlem Shake transmite algún hábito o comportamiento ofensivo para la salud de las personas. Sin embargo, no cabe duda de que explicar cómo hacerse un cigarrillo a base de hojas de hortensias usando el ciberespacio y más aún sin conocer (o lo que es peor, ignorando) los perjuicios que esto puede tener para el consumidor… es justamente un acto denunciable. Y en esa responsabilidad civil no están únicamente los servicios policiales o sanitarios, sino la comunidad científica y los divulgadores, como un servicio más que ofrecemos de manera altruista a la sociedad.

Sobre Eduardo Bazo Coronilla

Miembro del equipo de redacción de Boletín Drosophila, Licenciado en Biología en la Universidad de Sevilla. Ha colaborado en calidad de alumno en prácticas con el grupo de investigación de Plantas Acuáticas, Cambio Climático y Aerobiología (PLACCA) del Dpto. de Biología Vegetal y Ecología de la Facultad de Farmacia en la Universidad de Sevilla a la órdenes de Pablo García Murillo. Apasionado de la Botánica y la Micología (en la que se está iniciando), es un sagaz conocedor de la orquidioflora andaluza que disfruta a la par del senderismo y la buena música rock.

Responder

Tu correo no será público Campos requeridos marcados *
Puedes usar HTML en tu comentario: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>