Orchis italica y hombre desnudo.

Orchis italica

Orchis italica. Visto en Cantillana en el Arroyo Trujillo el 29-3-14.

Es época de orquídeas y aparte de invitaros a coger la cámara de fotos y perderos en el campo en busca de una bella instantánea, me gustaría hablaros de una de ellas. Hablemos pues de Orchis italica, también conocida como orquídea del hombre desnudo. Como el resto de las orquídeas es una planta monocotiledónea con reproducción dependiente de polinizador.

Orden: Asparagales, Familia: Orchidaceae, Género: Orchis, Especie: Orchis italica

Su vernáculo puede resultar poco ortodoxo pero es totalmente descriptivo. El nombre de hombre desnudo viene impuesto por la forma de su labelo, dado que si prestamos atención vemos una clara forma antropomorfa. Presenta dos puntos de color, que fácilmente se tornan ojos en nuestra mente. Este fenómeno unido a una prolongación de menor tamaño a la altura de lo que vemos como piernas hace que se dibuje un pene en nuestra maquiavélica imaginación. En resumen: forma humana, ojos y pene… orquídea del hombre desnudo. Poco más que decir al respecto.

Presentan dos tubérculos con forma de testículo de unos 3 cm por 3,3 cm de diámetro máximo  y 5-10 hojas basales lanceaoladas de hasta 12 cm de largo por 2 de ancho. La inflorescencia es terminal y en forma de espiga densa, donde se pueden apreciar flores cuyo color varía entre el rosado y el púrpura. Podemos encontrarla en flor desde marzo a junio. Es una especie con buen estado de conservación (LC), común en los suelos calizos o silíceos a plena luz o media sombra en el Mediterráneo, Oriente Medio y Norte de África, siempre entre los 300 y los 1000 metros de altitud.

Orchis italica 2

Flor de Orchis italica. Visto en static.bonsai.tv

Lo de comparar los tubérculos con testículos no es un mero placer de mi escritura. Se trata de algo totalmente acertado y correcto, dado que el término orquídea viene del griego ορχις (orchis) que significa testículo. Esto es debido al aspecto tan similar que presentan los tubérculos de esta familia con las gónadas reproductoras masculinas.

Caminando encontré una hermosa flor. Eso parecía en la lejanía, pero era un mero engaño. Se trataba de un pequeño pueblo de extraños seres violetas. Los miré y en el silencio ellos me miraron mientras que con gesto de desafío me enseñaban sus diminutas partes nobles. Pequeñas pero ofensivas en el silencio. 

 

Sobre Ismael Ferreira Palomo

Licenciado en Biología por la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla y Vicepresidente de la Asociación Cultural de Divulgación Científica Drosophila. Amante de la zoología, la ecología y las ciencias del comportamiento, así como de la divulgación científica. Responsable del breve de los martes y de la sección Fichando Mamíferos de la revista Drosophila. Para contactar conmigo puedes hacerlo por correo en ismael@drosophila.es o en mi twitter personal @criadordelibro. Mi blog personal: El Último Darwin.