La medicina china amenza al rinoceronte

rinoceronte

Suspendido de un helicóptero, un rinoceronte negro en peligro de extinción (sedado) toma un vuelo hacia un nuevo hábitat a salvo de los cazadores furtivos. CREDIT: Green Renaissance/WWF

Biólogos y guarda de parques en el sur de África argumentan que los rinocerontes están siendo asesinados a un ritmo de uno cada día, y que la mayoría de estos animales son sacrificados para alimentar la demanda de medicinas chinas tradicionales y curaciones.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), más de 340 rinocerontes han muerto en lo que va de año en Sudáfrica y el problema está empeorando. La semana pasada, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza publicó un informe sobre las especies en peligro de extinción, concluyendo que el rinoceronte negro del oeste está oficialmente extinguido. Otras dos especies, los rinocerontes blanco y negro, también están gravemente en peligro de extinción y podrían desaparecer de la naturaleza en unos pocos años.

Los rinocerontes están siendo cazados furtivamente y llevados poco a poco a la extinción en gran parte por sus cuernos, que a veces se venden como trofeos o adornos, pero con más frecuencia son molidos y utilizados en la medicina tradicional china. A veces, el polvo se añade a los alimentos, ya que muchas personas creen que los cuernos de los rinocerontes africanos son un poderoso afrodisíaco.

No son solo los rinocerontes los que hacen frente a esta amenaza. A lo largo de Asia, los cuernos, pieles, garras y huesos de diversos animales – incluyendo los tigres, elefantes, y los osos – se venden en las tiendas de medicina tradicional para curar todo, desde artritis hasta asma. Algunas personas creen que los huesos de tigre y garras pueden curar una gran variedad de enfermedades, incluyendo dolor de espalda, dolor de huesos y fatiga.

Fuente: http://www.livescience.com/17092-rhino-chinese-medicine.html

One thought on “La medicina china amenza al rinoceronte

  • Por santiago - Responder

    que triste que no sepamos convivir en una mediana armonía con nuestro planeta que es nuestra casa

Responder

Tu correo no será público Campos requeridos marcados *
Puedes usar HTML en tu comentario: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>