Compra el número 15 de Boletín Drosophila en papel por 1.50€ en BioScripts o Copistería El Estudiante o descárgalo en PDF aquí gratis.


En entradas anteriores os presentaba los grupos sanguíneos ABO y su base molecular. Ahora saltamos a otro tipo de grupo: el Rh. En 1940 el ya mencionado premio Nobel Karl Landsteiner, publicó un trabajo sobre la inmunización en la especie Macaco rhesus. En el estudio describía la existencia de un anticuerpo al que llamó anti-rhesus o Rh. Este anticuerpo tenía la cualidad de reaccionar con la sangre del 86 % de la población de monos estudiada. A los individuos que reaccionaban ante este anticuerpo los llamó Rh positivos y a los que no, Rh negativo. Se incluía así una variante más a tener en cuenta a la hora de realizar una transfusión sanguínea. Aquí un Rh negativo nunca puede recibir sangre de uno positivo. El antígeno presente en los Rh+ se conoce como AgD. Por el contrario, los Rh- no presentan el antígeno.

 Un hecho curioso relacionado con este grupo sanguíneo, es la incompatibilidad feto-materna. Este caso ocurre cuando una mujer Rh- y un hombre Rh+ tienen un hijo Rh+. En principio, este hijo es viable, pero cuando nace su sangre se puede mezclar con la de la madre. Esto hace que la madre se inmunice produciendo el anticuerpo anti-Rh. En futuros embarazos, si esta madre vuelve a tener un hijo Rh+ lo podría matar antes de nacer debido a una eritoblastosis fetal.

Para rizar más el rizo, existe la posibilidad de que el sistema ABO y el Rh interactúen entre ellos. Volviendo al caso en el que la madre es Rh- y el padre es Rh+, puede darse que la madre no se inmunice. Esto es gracias al sistema ABO, dónde la madre ha de ser del grupo O y el padre A,B o AB. Lo importante en este caso es que el hijo sea del grupo A o B (del AB no podría ser ya que de la madre siempre recibirá el alelo O). Así cuando la sangre del feto pasa a la de la madre, actúan los antígenos anti-A y anti-B de ésta y eliminan la sangre fetal. Esta acción es más rápida que la inmunización de la madre ante el antígeno Rh y evita la incompatibilidad feto-materna.




La semana pasada os presentaba el descubrimiento de los grupos sanguíneos ABO. Con la tabla de antígenos y anticuerpos que se producen gracias al sistema ABO podemos deducir que tipo de sangre usar para una transfusión. Es el caso clásico: si yo soy del grupo A voy a producir anticuerpos para B, por tanto si necesito sangre no me pongas del tipo B… Según las pesquisas  nos queda la siguiente tabla:

 

 

Grupo sanguíneo

Puede donar a

Puede recibir de

O

O, A, B, AB

O

A

A, AB

A, O

B

B, AB

B, O

AB

AB

AB, A, B, O

Sin embargo, existe un grupo de personas que se saltan esta norma. De ellos se dice que tienen el fenotipo Bombay y  que sólo pueden recibir sangre de otro Bombay. ¿Qué está ocurriendo en este caso? La respuesta está en las moléculas que dan lugar a los grupos ABO. Entre los años 1950 y 1960 se descubrió que los alelos A y B codificaban para una enzima específica: la glicosil-transferasa (dedicada a transferir azúcares a otras moléculas). Además se supo que los antígenos A, B y 0 eran cadenas de azúcares (oligosacárido) que se diferenciaban en su último azúcar. Por último se localizó un esqueleto hidrocarbonado al que se le añaden estos azúcares.

Con las piezas se explicó el rompecabezas: lo que primero tenemos es el esqueleto hidrocarbonado al que se le unen azúcares formando el oligosacárido H. Esta acción la realiza la transferasa H que aparece en todos los individuos ABO. Si la construcción termina aquí, la persona será del grupo 0. Por el contrario, puede aparecer la transferesa A, la transferasa B o las dos juntas y darán lugar al oligosacárido A y al B. Así tenemos los tres grupos que nos faltaban.

Pues bien, en el caso de los individuos Bombay crean anticuerpos contra los oligosacáridos H, A y B. Esto nos está indicando que en ellos hay una mutación que impide que los azúcares se unan al esqueleto hidrocarbonado. Así al quedar “desnudos” los glóbulos rojos su sistema inmune no reconocerá como propia cualquier sangre “vestida” con oligosacáridos.

Pero para realizar una transfusión sanguínea además debemos atender a otro tipo de grupo sanguíneo.

Continuará…




Una gallina es el medio que usa un huevo para hacer otro huevo — Samuel Butler