La pitón de Birmania (Python molulus bivittatus) es una serpiente que podemos encontrar en el sudeste asiático. Tiene el honor de ser la mayor serpiente constrictora de la India y además es una de las seis más grande del mundo. Esto se debe a que es capaz de medir hasta 6 metros (aunque se han encontrado ejemplares de 7,6 metros). Pero en la actualidad esta especie también la podemos encontrar en otra región del planeta muy alejada de su zona de origen.

En las regiones del sur de Florida (Estados Unidos) se está convirtiendo en un problema tras llegar en los años 60. Se cree que fueron introducidas tras ser liberadas pos sus dueños (típico caso de mascotas indeseadas) o bien escaparon de sus instalaciones tras un huracán. Hacerse con un ejemplar de esta es especie no es muy difícil ya que se suelen vender entre $20 a $80 dólares. Su popularidad como mascota hizo que entre 1996 y 2006 se importaran unas 99.000 pitones a los Estados Unidos.

Su introducción es un problema principalmente en la reserva de los Everglades dónde compiten con otras especies de serpientes y con el caimán americano (Alligator mississippiensis). La pitón es capaz de adaptarse a la gran cantidad de terrenos pantanosos de la zona. Lo reúne todo: dieta generalista (que pone en peligro especies de aves amenazadas), largo período de vida (entre 15-25 años), alta tasa reproductiva y facilidad para recorrer grandes distancias. Por ejemplo, los neonatos son más grandes que los de otras especies nativas y por lo tanto sufren menos depredación.

Y es que esta especie no se amedranta ante nada. En este vídeo vemos como un ejemplar se enfrenta a un caimán.

Imagen de previsualización de YouTube

Incluso se han dado casos en los que se han llegado a comer al caimán. En la foto de la derecha vemos a una pitón que se comió a un caimán herido, pero luego fue atacada por otro caimán (ya que tras comer se quedan en estado de letargo). La herida de la mordedura la hizo “estallar”.

Por si no fuera poco, la pitón de Birmania no está sóla. En la misma zona se han encontrado otras especies como la boa común (Boa constrictor), la anaconda verde (Eunectes murinus), anaconda amarilla (Eunectes notaeus) y la pitón reticulada (Python reticulatus). Afortunadamente sólo la pitón y la boa están consiguiendo reproducirse.

Irónicamente la pitón de Birmania está clasificada por la Unión Internacional para la Conservación como “casi amenazada” en su zona de origen. La causa es clara: la cacería para el comercio de mascotas o por vender su piel.

Para saber más: http://edis.ifas.ufl.edu/uw288