Antes de nada me gustaría dejar claro que la totalidad de opiniones volcadas es este breve son responsabilidad mía, no haciendo en ningún momento responsable a la revista drosophila, ni a ninguno de los excelentes miembros que la forman, excepto a mí.

Todos sabemos cual es la pandemia que corre por las calles y las vidas de los países desarrollados, el cáncer. Muchas personas piensan que el cáncer es una única enfermedad, pero no es así, es mas bien un conjunto de enfermedades, que entre otras cosas se caracterizan por un crecimiento masivo y violento de células que puede llegar en las peores circunstancias a presionar órganos vitales provocando la muerte. Dejando atrás esta información y quedándonos claro que existen distintos tipo cáncer, me gustaría hablaros de un medicamento usado hoy día contra el cáncer de pecho, el conocido por desgracia por muchos, el tamoxifeno.

Este medicamento es usado durante 5 años consecutivos tras el diagnóstico de cáncer de pecho, incluso tras la extirpación de este, para prevenir nuevos posibles rebrotes de dicho cáncer. Espero que nadie me mal interprete, este tratamiento es muy bueno y gracias a el muchas mujeres pueden vencer esta enfermedad, pero lo cierto es que puede producir otro cáncer distinto, el cáncer de útero o adenocarcinoma. Uno de los posibles efectos secundarios de este medicamento es un engrosamiento del endometrio uterino (la pared del útero coloquialmente) que puede dar lugar a un sangrado leve e irregular. Esto no es preocupante y puede solucionarse con un simple legrado de la pared.

El único problema es que este medicamento suele mandarse sin tener en cuenta los posibles factores de riesgo que preceden al adenocarcinoma, como pueden ser la hipertensión, la obesidad, la diabetes… y un largo etc. Todos estos factores de riesgo acompañados a la toma continua de tamoxifeno, pueden dar lugar a un adenocarcinoma, además de dificultad su diagnóstico, dado que los principales síntomas de este son el sangrado irregular y el dolor, cosa que ocurre por sí sola con el medicamento.

Es decir, este medicamento usado como tratamiento contra el cáncer de pecho, no sólo puede provocar un posible cáncer de útero, sino que también enmascara sus síntomas con sus efectos secundarios, dando lugar a un diagnóstico más tardío. Este caso a ocurrido a personas muy cercanas a mí, que se que pueden con cualquier cosa y que van a poder con esto, pero sólo me pregunto y preguntaré una otra vez, como en España, uno de los pocos países que presume de tener una sanidad pública con médicos e instalaciones de calidad, puede mandar un medicamento con estos posibles efectos sin mandar un seguimiento ginecólogo.

El tamoxifeno es un medicamento de gran utilidad y necesario, pero denuncio que se manda sin un seguimiento ginecológico necesario que podría evitar graves problemas a las ya maltrechas familias en estos tiempos de crisis.

P.D. A todos los que tengáis cáncer o familiares con él, sólo puedo deciros una cosa, sois fuertes, porque normalmente en esta vida, las cosas así sólo le pasan a personas buenas y fuertes. Así que sólo deciros que no estáis solos, que el mundo entero lucha contra el cáncer día a día.

Bibliografia:

– Prospecto del Tamoxifeno

– internet

– hechos reales de mi familia.