Compra el número 15 de Boletín Drosophila en papel por 1.50€ en BioScripts o Copistería El Estudiante o descárgalo en PDF aquí gratis.

Los tigres blancos son una especie muy apreciada por los parques zoológicos y demás instituciones relacionadas con la cría de animales. Además no existe un número muy alto de estos, por lo que existe un alto grado de consanguineidad.

El grado de consanguineidad nos da una idea del grado de parentesco entre distintos individuos. Cuando se cruzan continuamente individuos emparentados entre sí, el grado de cosanguineidad aumenta, y a la vez que éste enfermedades recesivas que en cruce con individuos no emparentados quedaría enmascarado. Esto provoca que se acumulen enfermedades genéticas hereditarias y su posibilidad de que sean expresadas.

Un ejemplo de esto es el llamado síndrome de Down en el tigre blanco. Aunque muchos lo han llamado así, es falso: el síndrome de Down es una enfermedad exclusiva del ser humano que se produce por la presencia de una copia extra del cromosoma 21. Las especies tienen un número característico de cromosomas, por lo que no puede reproducirse esta enfermedad exactamente en otras especies. Ni siquiera los ratones trisómicos empleados en algunos estudios pueden ser considerados como afectados por el síndrome de Down.

Sin embargo, el origen genético y algunos efectos en el animal se relacionan y coinciden con los provocados por el síndrome, de ahí su confusión y  semejanza.

Imagen de previsualización de YouTube




Ejemplar de Ommastrephes bartramii, una de las especie de calamar de las que se ha documentado capacidad para volar

Ejemplar de Ommastrephes bartramii, una de las especie de calamar de las que se ha documentado capacidad para volar

Los calamares han ido evolucionando hacia formas de nado cada vez más eficaces. Su sistema de desplazamiento consiste en un sistema de “propulsión a chorro”, similar al de los modernos aviones con sus motores de turbina, expulsando a gran velocidad agua de su manto a través del sifón. Así han podido escapar de sus depredadores, llegando a doblar la velocidad relativa respecto a los peces. Esto quiere decir que los calamares son capaces de recorrer una distancia de hasta 50 veces su longitud corporal en un segundo, mientras que los peces más rápidos consiguen recorrer tan sólo 25 veces su longitud en el mismo tiempo.

Algunos calamares, muy parecidos a los llamados “pasamar” en la costa levantina, son capaces de salir del agua utilizando la propulsión a chorro. Sin embargo, ha sido muy difícil observar cómo realizan este vuelo, y también grabarlo en vídeo. Tan sólo se tiene constancia de algunas fotografías tomadas en recientes estudios de las familias de calamares Omastréfidos, concretamente los géneros Sthenotelius y Ommastrephes.

Lo que ha tratado de descubrir el Doctor Muramatsu y sus colegas, es si de verdad estos calamares que salen del agua llegan a volar, o planean, o si en cambio, es simple casualidad que de la propulsión tan fuerte que hacen, llegan a salir del agua de modo fortuito.

Mientras estaban siguiendo bancos de calamares, observaron cómo salían auténticos bólidos del agua a 11 m/s. Entonces, con dos cámaras fotográficas de gran calidad, hicieron fotografías en ráfaga de los calamares saliendo del agua, y realizando los vuelos.

Más tarde, los científicos analizaron las imágenes. Concluyeron que en efecto, estos animales vuelan. Lo hacen en 4 fases: La primera sería la de “coger carrerilla” dentro del agua con el calamar impulsándose a gran velocidad. En la segunda fase, el calamar sale del agua, y acelera en el aire, extiende sus brazos, y las membranas de su cuerpo como si fueran alas y recorre unos 30m., propulsándose a chorro (no recorre más porque se queda sin agua).

Después, entra el calamar en una fase de planeo, con todos los brazos extendidos y sus membranas al modo de alas, para así generar las fuerzas que actúan por ejemplo, en el planeo de un ave. Por último, cuando se acerca a la superficie del agua, el calamar pliega sus membranas con forma hidrodinámica, y extiende a lo largo sus brazos, para entrar suavemente al agua, casi sin salpicar nada.

Queda por ver por qué beneficia al calamar esta estrategia, si es para no ser vistos por predadores marinos, o si es para huir de ellos hacia el medio aéreo.  En cualquier caso, este nuevo descubrimiento nos ilustra la gran variedad de estrategias que aparecen en la naturaleza para volar.




Una gallina es el medio que usa un huevo para hacer otro huevo — Samuel Butler

Ejemplar macho joven

Ejemplar macho joven

Es pequeño animal, conocido como pudú del sur, venadito o simplemente pudú (Pudu puda) es un cérvido endémico de los bosques del sudoeste de Argentina y el sur de Chile. Considerado una especie amenazada, catalogada como vulnerable (VU) es el cérvido mas pequeño del mundo con una altura máxima de 41 cm y no mas de 10 kilogramos.

Presentan un pelaje pardo, áspero y espeso, siendo visible un par de pequeñas cuernas. Generalmente solo sale de los bosques donde habita para buscar alimento. Vive en pequeñas unidades familiares o pequeños grupos, que suelen estar más activos al amanecer y al atardecer.

 

Cervatillo de Padu

Cervatillo de Pudú

Tras unos 205 días de gestación, la hembra construye un pequeño nido en el que pare una sola cría (generalmente). La madures sexual se alcanza el primer año. Durante los tres primero meses el cervatillo presenta color rojizo con pequeñas manchas blancas, luego desaparecen y brotan las cuernas.

Se trata de un pequeño herbívoro que se alimenta de hojas de arbustos como el maqui o el chilco, cortezas, semillas, fruta y pastos.

 




Una gallina es el medio que usa un huevo para hacer otro huevo — Samuel Butler

El miedo, es una emoción primaria que reconocemos gracias a unos cambios fisiológicos relacionados con el sistema nervioso. Se caracteriza por una intensa sensación que suele ser desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto. El sentido básico y origen del miedo es la protección, por ello se manifiesta en todos los animales. Otorga capacidad adaptativa al poder huir de depredadores y riesgos potenciales.

Candace Hilligoss en la película Carnival of Souls

Candace Hilligoss en la película Carnival of Souls

El mecanismo subyacente a esta emoción y que desencadenará la respuesta endocrina y neurológico reside en el sistema límbico. La amígdala jugará un papel crucial en este. Cuando percibimos un posible peligro (sombra, movimiento extraño, ruido, etc.) a través de los sentidos, la amígadala se activa. Primero se activa y nos pone en alerta y luego comprueba si el miedo era un peligro real o no.

En el momento que se activa la amígdala y sentimos el miedo se suceden una serie de acontecimientos fisiológicos que son los que caracterizan al miedo: aumento de la presión arterial, de la intensidad del metabolismo celular, incremento de glucosa en sangre, coagulación… El corazón trabaja a un ritmo mayor del habitual para bombear sangre a los músculos, especialmente los de las extremidades, para preparar al cuerpo para una posible huída o lucha. El nivel de adrenalina en sangre aumenta y se producen importantes modificaciones faciales: se agrandan los ojos y se dilatan las pupilas para mejorar la visión, la frente se arruga y los labios se estiran horizontalmente. Con esta caracterización facial somos capaces de reconocer el miedo en otros.

En algunas personas esta alarma se activa sin razón aparente, esto es lo que se denomina ataque de pánico. Por otro lado cuando la alarma se activa ante estímulos específicos que no suponen un peligro real para la persona se denomina fobia. Es común que el ser humano saque de contexto el carácter innato del miedo y lo versione en estados similares sin esa función protectora.

El carácter innato del miedo está actualmente muy discutido, pero es inevitable afirmar que un bebé de meses siente miedo (ruidos fuertes, personas extrañas, objetos que surgen bruscamente, etc.). Por otro lado, también es cierto que la experiencia puede provocar un aprendizaje del miedo, como es el caso de las fobias o los miedos transmitidos de padres a hijos. Esta es la base del conflicto entre conductismo (el miedo es aprendido) y psicología profunda (el miedo corresponde a un conflicto básico inconsciente y no resuelto, al que hace referencia).




Una gallina es el medio que usa un huevo para hacer otro huevo — Samuel Butler

El rostro de los hemípteros

El rostro de los hemípteros

El otro día un amigo me enviaba una foto de un insecto verde y con un “aguijón” bastante amenazador. El artrópodo había ido a parar a su cuarto y la pregunta era evidente: “¿Qué bicho es este?”. Y sobre todo quería saber si era peligroso ya que el arma del intruso era de muy tener en cuenta. Pero la mente le había jugado una mala pasada, se trataba de una chinche verde (Nezara viridula) que a las únicas que debe aterrorizar es a las hortalizas. Esta especie pertenece al orden de los hemípteros, el cual despacha más de 84.500 especies (al menos que sepamos). Si bien el nombre del grupo hace referencia a sus alas anteriores conocidas como hemiélitros, actualmente no todas las especies incluidas en este grupo lo presentan. Eso si, hay una cosa que comparten: un aparato bucal chupador o rostro. Una herramienta que les sirve para succionar líquidos. Savia, sangre o lo que sea que tengan sus víctimas.

Como ya os he comentado, existen miles de especies. Aquí os voy a presentar unos vídeos de los grupos más característicos o llamativos de estos insectos. Así cuando vayáis por el campo o por la calle y os encontréis a uno de estos bichos podréis decir: “He visto un hemíptero”. Empezaremos la ronda por las chinches fitófagas. La amiga de mi amigo que abre esta entrada es una de ellas. Usan su rostro para sorber la savia de las plantas y pueden llegar a ser un problema para la agricultura. Las hay de muchos tipos y colores, en este vídeo aparecen dos especies.

Imagen de previsualización de YouTube

Otro grupo fitófago dentro de los himenópteros son los pulgones o áfidos. Si las anteriores eran un problema para los cultivos, éstos son un grave problema si no se trata como es debido. Las especies de pulgones basan su éxito en dos cartas: son vivíparos y practican la heterogonia. Las primeras les permite parir descendientes sin necesidad de poner huevos. La segunda, quizás la más importante, se refiere a que tienen más de una forma de reproducirse. Si las condiciones son desfavorables se reproducen de manera sexual, pero si hay buena cosecha las hembras se vuelven patenogenéticas. Es decir, producen clones de ellas mismas a fin de aprovechar la abundancia. Además algunas especies han sabido sacar partido del excedente de savia que consumen y producen gotitas de agua azucarada. ¿El motivo? Sobornar a las hormigas que en vez de depredarlas, las protegerán de cualquier enemigo (por ejemplo una mariquita) por tal de recibir su ración de dulce.

Imagen de previsualización de YouTube

Dentro del grupo de los hemípteros también nos encontramos a unos insectos muy ruidosos: las cigarras o chicharras. Ellas han dado con una estrategia de supervivencia muy eficiente: la multitud. Al nacer las ninfas corren a esconderse bajo tierra dónde pueden pasar de entre 2 a 17 años succionando savia de las raíces. Pasado el tiempo suben todas juntas a la superficie dónde mudan y se convierten en individuos adultos. El efecto que consiguen es una explosión de cigarras en el ecosistema. Miles y miles de ellas saturan la cadena trófica hasta hartar a sus depredadores. Da igual cuantas caigan, siempre habrá individuos que se puedan reproducir. Además, al tardar tanto tiempo en emerger consiguen que ningún animal que las pueda cazar acople su ciclo reproductivo con la explosión de cigarras. Los posibles cazadores preferirán alimentarse de otras especies más predecibles.

Imagen de previsualización de YouTube

Si las amigas que hemos estado viendo hasta ahora no te han gustado, por favor no sigas leyendo. Porque ahora llegan las especies que prefieren degustar la sangre de otros. La primera que vamos a conocer es la chinche de las camas (Cimex lectularius) cuya dieta incluye a los humanos. Estos hemípteros y sus primos hermanos son los que nos deben preocupar. Actúan como vectores de transmisión de enfermedades como el mal de Chagas-Mazza o la tripanosomiasis americana. 

Imagen de previsualización de YouTube

Vamos a terminar nuestro paseo entre los hemípteros conociendo a dos grupos que se dedican a la caza. El primero de ellos son los escorpiones de agua los cuales suelen cazar renacuajos, pequeños peces y crustáceos. En tierra nos encontramos a las chinches asesinas que en su menú incluyen saltamontes, otras chinches o cualquier insecto de menor tamaño que se les cruce. En ambos grupos, usan sus rostros para sorber los fluidos de sus víctimas.

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube




Una gallina es el medio que usa un huevo para hacer otro huevo — Samuel Butler

Ejemplar con pelaje rojizo

Ejemplar con pelaje rojizo

Esta semana me meto de lleno en la búsqueda de animales de Argentina gracias a la curiosidad de uno de nuestros lectores.  En esta ocasión vamos a hablar del Jaguarundi o Puma yagouaroundi, un pequeño felino familiar cercano del Puma (Puma concolor), que presenta un pelaje uniforme y habita desde el suroeste de México al centro de Argentina.

Este bello animal presenta bastantes vernáculos o nombres comunes según la zona, gato colorado, gato moro, león breñero, gato zonto, leoncillo, onza, trigrillo, yaguarundi, jaguarundi, guina, gato lagarto, gato nutria, gato eyrá, gato servante y zorro-gato. 

No superior al tamaño de un gato domestico grande, presenta una cara muy similar al de su familiar el puma y un pelaje rojizo o gris oscuro. Presentando un peso máximo de unos 9 kg y una longitud de 70 cm de largo (más 60 de cola), con una altura media a la cruz de unos 33 cm. Su vida media ronda los 15 años, presentando camadas de 1 a 4 cachorros tras una gestación de 70-75 días. Su estado de conservación es bastante bueno, catalogado como preocupación menor (LC).

Se trata de un cazador activo durante el día, especializado en pequeños mamíferos y aves, aunque no desestima la caza de reptiles, anfibios, incluso de peces atrapados cerca de la orilla.

 

Ejemplar con pelaje oscuro

Ejemplar con pelaje oscuro

 




Una gallina es el medio que usa un huevo para hacer otro huevo — Samuel Butler

250px-Voronija

Perfil cueva Krubera-Voronya

Nadie imaginaría que a más de 1000m de profundidad en una sima pudiera existir vida, sin embargo la naturaleza no deja de sorprendernos y demostrarnos que no tiene límites. En los últimos años un equipo de españoles y rusos han conseguido identificar nuevas especies que viven a estas profundidades, entre los que se encontraban Sergio García-Dils, Alberto Sendra, Gennadiy Samokhin y Denis Provalov.

En el año 2010 comenzó la primera expedición de científicos camino a las entrañas de la Tierra, en las montañas de la República de Abjazia. Sin contar con ninguna financiación hasta el 2013, se abrieron paso y descendieron por la cueva Krubera-Voronya mientras cargaban con su laboratorio a la espalda.  La sima se estima que alcanza los 2700m de profundidad, pero el equipo solo pudo llegar a los 2.191 m debido a la gran dificultad del descenso y al desgaste y esfuerzo físico que supone.

En esta expedición consiguieron recoger entre 500 y 600 ejemplares de especies desconocidas. Fue una grata sorpresa ya que no se tenían muchas expectativas de encontrar alguna forma de vida a tal profundidad.

 

Plutomurus ortobalaganensis

Plutomurus ortobalaganensis

El récord de profundidad lo tiene una especie de artrópodo de color blanco que pertenece al grupo de los colémbolos. Fue denominado Plutomurus ortobalaganensis. Según Enrique Baquero, zoólogo de la Universidad de Navarra estos artrópodos se separaron de sus parientes en la superficie hace más de un millón de años, y desde entonces han ido adaptando sus forma y fisiología para adaptarse a su ambiente. Han perdido los ojos y en su lugar utilizan largas antenas con las que palpan. Además pierden el pigmento y se alargan sus uñas para poder caminar sobre el agua. Esta especie se caracteriza por el número de pelos que presenta en la furca (cola típica de los colémbolos) y la ausencia de ojos.

Además se han encontrado especies a menos profundidad: Anurida stereoodorata (a 70 m de profundiad), Deuteraphorura kruberaensis (a 15 m de profundidad) y Sachaefferia profundissima (a 1600m de profundidad).

Recientemente en un último descenso famoso por ser grabado por cámaras de televisión en el que participaba Jesús Calleja, se han encontrado posibles nuevas especies que serán descritas próximamente.

Esto nos hace pensar que deben existir muchas especies desconocidas en sitios que nadie ha pensado explorar, en España mismo hay una gran cantidad de puntos donde posiblemente se podrían hacer descubrimientos en cavidades inexploradas biológicamente.




Una gallina es el medio que usa un huevo para hacer otro huevo — Samuel Butler