Compra el número 15 de Boletín Drosophila por 1.50€ en BioScripts o Copistería El Estudiante.

Anisakis. Imagen tomada de la web www.madrimasd.org

Anisakis. Imagen tomada de la web www.madrimasd.org

Pues si, en Vigo se ha puesto en funcionamiento el primer biobanco mundial de muestras de parásitos marinos. Gracias al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se ha puesto en marcha esta instalación que permite la recogida, almacenaje y distribución de parásitos marinos, así como moléculas asociadas a estos, principalmente centrado en especies de interés comercial.

El banco surge dentro del proyecto PARASITE que se encuentra incluido en el programa Marco de la UE y financiado con 4 millones de euros. Concretamente el banco se caracteriza por abordar con un carácter multidisciplinario el efecto de los parásitos en los productos de pesca europea y de importación, reduciendo de forma eficiente los problemas asociados y mejorando la seguridad alimentaria de estos.

El biobanco consta de 4 módulos, siendo el modulo central el que se encuentra en Vigo y repartiéndose los demás entre las ciudades de Bergen, Roma y Madrid. Las muestras, que serán cedidas o donadas, serán estudiadas y analizadas, promoviendo medidas de mejora de los productos y reduciendo los efectos asociados a los distintos parásitos.

 




Las cosquillas son uno de las causas de la risa en humanos. Se caracteriza porque no desaparecen con la edad, es una sensación positiva y medio de comunicación social.

Cosquillas

Cosquillas

Diversos estudios han comprobado si es exclusiva de humanos o aparece en un rango más amplio. En estudios con chimpancés y gorilas se ha comprobado que se hacen cosquillas entre ellos y que su función es social. Las cosquillas entre chimpancés refuerzan el vínculo y son una forma más de juego en los individuos más jóvenes. Las cosquillas provocan la risa y una sensación placentera en el organismo debido a que produce la liberación de endorfinas. Esto puede ser el motivo de que se fortalezcan los lazos y  favorezca las relaciones entre los individuos.

Un dato curioso es que las zonas en las que eran más comunes las cosquillas y producían más y con mayor rapidez risa eran las mismas en chimpancés que en humanos: las plantas de los pies, axilas, cuello, costillas, barriga, rodilla y en los costados del torso.

Sonrisa chimpancé

Llama la atención además que el sonido emitido tras las cosquillas en el resto de primates nos recuerda a la risa que es provocada en humanos.  Estudiando la risa en distintos grupos de grandes simios y haciendo un estudio comparativo en el que se incluía la risa humana, se obtuvo como resultado que la risa en los primates tiene un origen común y que por lo tanto el ancestro común ya tendría una “risilla” al hacerle cosquillas.

Sin embargo, los primates no son los únicos animales que tienen cosquillas. en estudios con ratas de laboratorio se ha comprobado que estas emitían un chillido con significado de placer cuando se les hacía cosquillas. También se ha comprobado en algunas aves.

 




La ciencia avanza a pasos, no a saltos. — Thomas Macaualay

Los dientes de tiburón tienen una gran importancia taxonómica. En la imagen, dientes de tiburón tigre.

Los dientes de tiburón tienen una gran importancia taxonómica. En la imagen, dientes de tiburón tigre.

Las islas Gilbert pertenecen a la República de Kiribati que se encuentra en el Océano Pacífico. Como tantas otras zonas, está sometida a perturbación ambiental de manos de nuestra especie. Uno de los efectos del impacto antrópico es la desaparición de especies de tiburón. Esto conlleva además de problemas ecológicos, pérdidas económicas y culturales pues los tiburones son muy importantes para la cultura Gilbertense. A este respecto, los escualos siempre han sido el centro de su mitología. Tanto es así que han desarrollado un gran conocimiento de la biología del tiburón (para poder pescarlos) y creado armas (dagas, espadas o lanzas) con sus dientes.

Muchas de las armas con dientes de tiburón acabaron en museos de historia natural o de antropología, tanto del país como en el extranjero. De esta forma se buscó preservar un legado cultural. Sin embargo, lo que no se imaginaban es que estas colecciones sirviesen para completar un trabajo de conservación de especies.

Pongámonos en antecedentes. Hasta la actualidad se calcula que las poblaciones de tiburones han caído un 99 % en zonas donde se permite su pesca. En las zonas protegidas los datos tampoco son muy buenos: la caída ronda un 90 %. Esto es el resultado de múltiples factores como la conocida pesca de tiburón para vender sus aletas. Por ello en muchas zonas se están planteando introducir las especies que hayan desaparecido por presión antrópica. Pero ¿cómo saber cuales estaban?

En las Islas de Gilbert han dado con una solución muy curiosa. Gran parte de la taxonomía de los tiburones se basa en los dientes, en su estructura. Así que si se analizan las armas antes descritas de fechas más o menos recientes se podría inferir la diversidad que existía. Por tanto se tomaron 124 armas que databan del 1848 al 1898. Se fotografiaron con alta resolución los dientes y se los comparó con los datos de las distintas bases de datos existentes. Después se hizo una búsqueda bibliográfica (científica e histórica) de los tiburones datados antes de 1985 y después de 1985.

Una vez recopilados los datos se compararon las especies descrita a través de las armas con las conocidas por la bibliografía. De esta forma, se vio que dos especies (Carcharhinus sorrah y C. obscurus) no aparecían en ningún registro posterior a la realización de las armas. Pero ¿esto significa que estas especies se extinguieron por la presión antrópica? Según los autores del estudio sí. Para afirmarlo se basan en que ambos tiburones son abundantes en otras regiones (cercanas a la isla) donde sí están registradas. Es decir no se trata de especies raras, así que o bien fueron eliminadas de la zona o se pasó por alto su registro. Otra posible explicación es que los dientes fuesen obtenidos por comercio. Sin embargo, no hay datos históricos que hablen de este tipo de comercio con estas especies y además habiendo una pesquería desarrollada no hacía falta recurrir al comercio.

De todas formas, los autores son conscientes de los posibles errores que puede tener su investigación. ¿Todos los datos científicos e históricos son fiables? Basándonos en el método científico no lo serían ya que los muestreos llevados a cabo a lo largo de los años fueron distintos. Por ejemplo los actuales son más refinados ¿Y si los datos anteriores a 1985 se basan en aquellas especies con interés económico o más abundantes? No nos encontramos ante una panacea, pero lo que este caso demuestra es que la historia y la arqueología pueden ayudar a la conservación de las especies.

Referencia:

Drew J, Philipp C, Westneat MW (2013) Shark Tooth Weapons from the 19th Century Reflect Shifting Baselines in Central Pacific Predator Assemblies. PLoS ONE 8(4): e59855. doi:10.1371/journal.pone.0059855




La ciencia avanza a pasos, no a saltos. — Thomas Macaualay

En la Universidad de Washington recientemente se han conseguido unos asombrosos resultados tras los experimentos realizados por Rajesh Rao y Andrea Stocco. Estos científicos han conseguido conectar el cerebro de dos personas en lugares distintos (ellos mismos en dos puntos distintos del campus de la UW).

Para ello han ideado un sistema basado en internet y electroencefalografía. La electroencefalografía es una técnica muy utilizada para estudios clínicos de exploración neurofisiológica. Se basa en el registro de la actividad bioeléctrica cerebral. Estos científicos han ideado un circuito mediante el cual el registro de la actividad bioeléctrica cerebral de uno de ellos es transmitido al otro, que ejecutará los movimientos pensados por el primero.

Para demostrar el funcionamiento de esto se han grabado a sí mismos: conectados mediante Skype y con un videojuego. Rao miraba la pantalla de su ordenador mientras jugaba con su mente. Cuando iba a disparar un cañón contra un objetivo, se imaginó moviendo su mano derecha (con cuidado de no hacer ningún movimiento real), simulando que pulsaba el botón que en el juego se traduciría en “fuego”. Casi instantáneamente Stocco, que no miraba la pantalla de ordenador y llevaba auriculares que anulaban cualquier sonido que pudiera apreciar, movió su dedo índice para pulsar la barra espaciadora del teclado que tenía frente a él, es decir, movió el dedo simulando disparar el cañón tal y como había pensado Rao.

Stocco describió la sensación como la sensación que se tiene cuando se tiene un tic nervioso, y supone un gran avance en la ciencia, ya que sólo se había conseguido algunos resultados posibles entre ratas.

Sin embargo, aun tienen que llevar a cabo el experimento siguiendo las normas internacionales de ensayo para que quede demostrado. Los científicos tienen intención de llevar a cabo experimentos con más voluntarios que se presten, ya que la tecnología no se puede usar en una persona sin saberlo o sin su prticipación voluntaria, y transmitiendo información más compleja de un cerebro a otro.

Las perspectivas son poder aplicarlo en un futuro por ejemplo para ayudar a personas con discapacidad, ya que podrían comunicar deseos como hambre o sed. Un dato importante además, es que funcionaría independientemente del idioma que hable la persona, por lo que eliminaría esta barrera.

Imagen de previsualización de YouTube




La ciencia avanza a pasos, no a saltos. — Thomas Macaualay

2Los Espacios Naturales Protegidos son, como su nombre indica, áreas o espacios que poseen un grado elevado de naturalidad y ciertos valores (naturales, pero también ambientales, culturales, etnográficos, etc.) tales que han merecido la aplicación de normativa específica para su protección. Desde el punto de vista de la conservación, dichos espacios representan áreas para el mantenimiento de la biodiversidad global (nos referimos a diversidad de especies, genética y de hábitats), así como de las relaciones o funciones que se establecen entre especies y entre las mismas y el medio, y que son tan importantes para el mantenimiento de los ecosistemas. Pero no sólo eso; los Espacios Naturales Protegidos (en adelante, ENP) poseen además un importante interés sociocultural, educativo, recreativo, económico y, cómo no, también científico.

Contrariamente a lo que se podría pensar, no es la grave crisis de biodiversidad global actual lo que motivó la creación de los primeros ENP: los primeros Parques Nacionales fueron creados atendiendo a criterios meramente estéticos y de disfrute público, bajo una perspectiva rígida de conservación del medio natural como ente aislado, en oposición al desarrollo exacerbado y transformación del medio por parte del hombre. Este es el caso del primer Parque Nacional del mundo, Yellowstone (Estados Unidos), declarado como tal en 1872. Conviene aquí recordar que los primeros índices estadísticos destinados a comparar la diversidad interna de los ecosistemas fueron propuestos a principios del siglo XX, y que no fue hasta casi un siglo después que se propuso la expresión diversidad biológica o biodiversidad (Thomas Levejov, 1980; la cual ha ido desarrollándose posteriormente).

En muchos casos, los actuales ENP amparados bajo diferentes figuras de protección eran antiguos cotos de caza o áreas reservadas para la nobleza y las casas reales que, posteriormente, y debido a que han mantenido un grado de conservación notable, han sido finalmente declarados ENP (p.e. los parques nacionales de New Forest, en el sur de Inglaterra, o de Doñana, en el Sudeste de España). Nuestra propia Constitución Española de 1978, en su artículo 45, afirma que todos tenemos derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo.

1Pero ¿cómo se declara un Espacio Natural Protegido? Las primeras categorías de áreas protegidas a nivel internacional se la debemos a la Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza (UICN, o su acrónimo en inglés, IUCN; institución de base científica fundada en 1948 bajo el patrocinio de la UNESCO y dedicada a la conservación de los recursos naturales). Dicha organización estableció en 1978 una serie de figuras o categorías de protección que resultaban necesarias para unificar objetivos y criterios, debido a la cantidad y diversidad de figuras de protección que fueron creadas en los diferentes países tras la declaración del primer Parque Nacional. Dichas categorías siguen vigentes (ver la tabla) y representan una lista de referencia para la gestión de áreas protegidas a nivel global.

En el caso de España, la ley 4/1989 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre estableció la creación de la mayor parte de los ENP en nuestro territorio, con normativa específica para su manejo y administración. En este sentido, dicha ley define la necesidad de establecer Planes de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y Planes Rectores de Uso y Gestión (PRUG) de cada espacio por parte de las autoridades competentes, es decir, normativa específica que va a definir cada espacio y va a regir las políticas de uso y conservación de los mismos. Sin embargo, y debido a la existencia de nuestras comunidades autónomas, la potestad para manejar dichos espacios pasa directamente a dichas comunidades mediante la creación de normativa autonómica que continúa vigente, tales como la ley 2/1989 en Andalucía, la ley 5/1991 de Protección de los Espacios Naturales del Principado de Asturias, o la ley 6/1998 de Espacios Naturales Protegidos de Aragón, entre otras. De esta forma, cada comunidad declara y gestiona sus Espacios Naturales Protegidos (también establece sus PORN y PRUG), lo que ha dado lugar a cierta diversidad de figuras de protección en nuestro país. Además, las acciones gubernamentales no son las únicas formas de declarar un ENP; también son posibles las iniciativas desde organizaciones privadas y particulares, como ocurre en el caso de las Reservas Naturales Concertadas (p.e. la Dehesa de Abajo o la Cañada de los Pájaros, en Sevilla).

3Por estas fechas tiene lugar la renombrada cumbre de Río de Janeiro (1992), en la que se sientan las bases de un nuevo modelo de gestión del medio natural desde una perspectiva globalizada y de sostenibilidad. A partir de aquí, se plantea una nueva visión de los ENP integrados en el territorio, potenciando el desarrollo socioeconómico rural, el uso público y la conectividad en paralelo a la conservación de dichos espacios. Así, la ley 4/1989, modificada varias veces, es finalmente derogada por la actual Ley 42/2007, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. En el caso de Andalucía, se crea la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA, 2003), que acoge y gestiona un total de 244 ENP que cubren aproximadamente el 30,5% del territorio andaluz.

Además del nivel autonómico y nacional, encontramos en la actualidad otras categorías de protección que se aplican a través de normativa comunitaria o convenios y normativas internacionales. Nos referimos, por un lado, a la Red Natura 2000. Natura 2000 es una red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad que consta de Zonas Especiales de Conservación (ZEC) designadas de acuerdo con la Directiva Hábitat (Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992), así como de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) establecidas en virtud de la Directiva Aves (Directiva 79/409/CEE del Consejo, de 2 de abril de 1979). Su finalidad es asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y los hábitats más amenazados de Europa, contribuyendo a detener la pérdida de biodiversidad ocasionada por el impacto adverso de las actividades humanas. Por otro lado, diferentes iniciativas y convenios a nivel global dan lugar a nuevas figuras de protección tales como las Reservas de la Biosfera, los Geoparques y las áreas consideradas Patrimonio de la Humanidad (por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Culltura – UNESCO-), los Humedales de Importancia Internacional (ó Sitios Ramsar, designados en el Convenio Ramsar, 1971) y las Zonas Espacialmente Protegidas de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM; Convenio de Barcelona, 1995). Todas estas figuras pueden imbricarse total o parcialmente con otras de diferentes niveles administrativos, de manera que un ENP puede ostentar diferentes figuras simultáneamente.

Desde la declaración del primer Parque Nacional del mundo (1872) hasta nuestros días, hemos asistido a una importante evolución en la forma de tratar los ENP. Sin embargo, en ocasiones los medios para cumplir con la normativa son limitados y el grado de conservación de nuestros ENP se ve comprometido. Como ciudadanos, es también nuestra obligación adoptar una actitud responsable y sostenible, si queremos poder ejercer nuestro derecho a disfrutar de un medio natural sano.

Bibliografía

 Tolón, A y Lastra, X., 2008. Los espacios naturales protegidos. Concepto, evolución y situación actual en España. M+A. Revista Electrónica de Medioambiente.

Información ambiental > Espacios protegidos en http://www.juntadeandalucia.es /medioambiente/site/portalweb




La ciencia avanza a pasos, no a saltos. — Thomas Macaualay

Semillas de Phaseolus vulgaris una de las plantas más cultivadas en 2012.

Semillas de Phaseolus vulgaris una de las plantas más cultivadas en 2012.

Cuando uno viaja por carretera o en tren y ve los enormes campos destinados a la agricultura es inevitable que nos preguntemos “¿cuánto ocupa todo esto?”. La duda se hace más apremiante al embarcar en un avión y echar un vistazo por la ventanilla. Cuadrículas verdes, marrones y amarillas. Mas grandes o mas pequeñas, pero en definitiva un montón de ellas. Acuciado por esta pregunta me topé con una base de datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y he encontrado respuestas. Y son datos que dan vértigo.

Dado que no se recogen todos los tipos de cultivos, nos centraremos sólo en las 10 plantas más cultivadas. Por orden de mayor a menor el ranking sería el siguiente: trigo, maíz, arroz, soja, cebada, sorgo, algodón, colza, mijo y frijoles. Lo primero que podemos observar es que los cereales ganan por goleada (6 de 10). No es de extrañar ya que han supuesto y suponen la base alimenticia de todas las civilizaciones. Además hay que tener en cuenta que los cereales actualmente también se utilizan como biocombustibles y como forraje para el ganado.

Tabla cultivosEn la tabla de al lado podéis ver los kilómetros cuadrados de tierra cultivados con cada una de estas especies en el año 2012.  Como los números se entienden mejor comparándolos he buscado los datos de superficie de países. Empezamos con los frijoles, cuya extensión cultivada supera a Ecuador (283.561 km2). El mijo supera por poco a Polonia (312.685 km2). La colza, el algodón, el sorgo y la cebada hacen lo propio con Finlandia (338.145 km2), República del Congo (342.000 km2), Japón (377.915 km2) y Turkmenistán (488.100 km2). Con la soja damos un salto de gigante. Para comparar su superficie tendríamos que tomar como ejemplo a Egipto (1.001.450 km2).

Con las tres primera llegamos a la recta final. Poniendo sobre la mesa a Irán (1.648.195 km2) superaríamos por poco al cultivo del arroz. La superficie cultivable de maíz es superior a la de Libia (1.759.540). Y finalmente el gigante de la agricultura, el trigo, que supera la superficie de un territorio gestionado por Dinamarca: Groenlandia (2.166.086 km2). Todos estos cultivos juntos superan la superficie de Brasil (8.514.877 km2).

No me he querido quedar aquí y he calculado que porcentaje de la Tierra (510.072.000 km2) ocupan estos cultivos: aproximadamente un 2 %. Si tenemos en cuenta sólo las tierras emergidas (150.386.640 km2) la cifra sube a un 6 %. Estos datos nos dan una idea aproximada y aún así parecen increíbles. Pero aún queda lo mejor. Después de hacer estas cuentas resultó que encontré un dato de la FAO al respecto: en el 38,5 % de la superficie terrestre se practica la agricultura. Listo, duda resulta.

Fuente:

FAOSTAT




La ciencia avanza a pasos, no a saltos. — Thomas Macaualay

De nuevo vuelvo con otro curso, en este caso sobre “Avances Científicos en la Biomedicina”. En el se iniciará el conocimiento en la biomedicina, desde el punto de vista empresarial y de investigación. Dirigido a personas con conocimientos en disciplinas relacionadas, así como alumnos de últimos cursos de estas.

human-genome-1024x682

Durante la semana de duración, de lunes 16 a viernes 20 de septiembre, se tratarán los distintos avances realizados sobre el cáncer, genómica, neurorregeneración, procesos infecciosos, inflamatorios y fármacos.

Organizado por la UNIA con un coste de 88 euros y como el curso de la semana pasada se realiza en la Cartuja (Sevilla). Si la malvada señora economía me lo permite, nos vemos allí.

 

P.D. reconocido para libre configuración.

Pagina web de la Unia: http://www.unia.es/ 

 




La ciencia avanza a pasos, no a saltos. — Thomas Macaualay