Dada la cercanía de Singapur y Malasia, estos países se han visto afectados por los incendios en Sumatra.

Dada la cercanía de Singapur y Malasia, estos países se han visto afectados por los incendios en Sumatra.

La semana pasada nos llegaban imágenes de Singapur envuelta en una neblina de humo y ceniza. Las agencias de noticias se hacían eco de como una gran cantidad de incendios radicados en Sumatra (Indonesia) afectaban a países vecinos. El viernes el índice de polución superaba los 400 puntos en Singapur, una realidad preocupante teniendo en cuenta que por encima de 100 se considera peligroso para la salud. En Malasia cerraron 200 escuelas y el domingo la polución subía a 750 puntos por lo que se ha tenido que declarar el estado de emergencia en las regiones de Ledans y Muar.

Indonesia es el primer productor mundial de aceite de palma y precisamente el origen del problema radica en las plantaciones de la palma de aceite (Elaeis guineensis). Con el fin de obtener tierras para sembrar, se practica una forma de clareado de la selva basado en provocar fuegos. Esta técnica se realiza en la estación seca, entre los meses de Junio y Septiembre. Sin embargo gran parte de estos incendios se consideran ilegales. De los alrededor de 800 incendios contabilizados en estos días, sólo unos 300 se encontraban en zonas concedidas por el gobierno para estos fines. Además se han descontrolado y su magnitud ha elevado la contaminación del aire. El gobierno indonesio, ante la presión de Singapur y Malasia, se afana en apagarlos e incluso ha lanzado productos químicos al aire con la esperanza de que llueva y se limpie la contaminación. Aún así advierte que los países afectados también tienen parte de culpa pues empresas como Sime Darby (de Singapur) y Wilmar Internacional (de Malasia) se dedican a la producción del aceite en Sumatra.

En estos enlaces podéis conocer un poco más del tema. En primer lugar una selección de fotos publicadas en The Washington Post. En este mismo medio, han usado datos de la NASA sobre las zonas con incendios y los han volcado en Google Earth. Así han confeccionado un mapa que puede daros una idea de la magnitud del problema. Por último, la Wikipedia en inglés está recopilando la cronología del suceso que han titulado como 2013 Southeast Asian haze.

Rafflesia arnoldii, una planta endémica de Sumatra y Borneo.

Rafflesia arnoldii, una planta endémica de Sumatra y Borneo.

Ahora bien, este suceso es la punta del iceberg de una realidad mucho más preocupante. La producción de aceite de palma, como cualquier otro tipo de agricultura no controlada, es el origen de graves problemas sociales, medioambientales y económicos. No está del todo claro cuanto tiempo podrá Indonesia seguir produciendo este producto. Lo seguro es que hay un claro perdedor: sus valiosas y diversas selvas tropicales. En Sumatra desde el año 1985 se ha eliminado el 48 % de las zonas forestales. Aún así cuenta con más de 10 parques nacionales, incluyendo el Parque Nacional Berbak que es considerado un humedal de importancia internacional bajo el convenio Ramsar. En ella encontramos 17 géneros de plantas endémicas y cuenta con sus propias especies de tigre, rinoceronte y orangután. Sin duda, un valioso tesoro que bien gestionado podría ser un pilar de desarrollo económicos.




Imagen Wikipedia

Imagen Wikipedia

Esta semana nuestros viajes por el mundo de los mamíferos nos han llevado a Tasmania, aunque no hablemos de su demónio, cosa que ya hicimos.  En esta ocasión seguimos el rastro de un animal marsupial cazador de 0,6 – 1,6 kg y una longitud (sumando cola) de hasta 75 cm, se trata del Cuol Oriental o Dasyurus viverrinus.

Nos encontramos ante un gran cazador, capaz de capturar hasta conejos, aunque su dieta principal se base en insectos. Cabe destacar que como otros animales de este genero, son criaturas oportunistas que no dudan en usar cualquier recurso con el que se encuentren.

Tras una gestación de 21 días pueden nacer hasta 30 crías, de las cuales solo sobrevivirán aquellas seis que consigan agarrarse a uno de los 6 pezones disponibles. La madurez se alcanza al año y presenta una vida media en libertad de 5 años. Durante la cual se comportan como animales solitarios y nocturnos, aunque es posible verlos relajadamente durante el día tomando el sol.

1

Otra posible variedad de fenotipo

 




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Sonrisa Duchenne

Sonrisa Duchenne

Existen muchos tipos de sonrisa y suele ser fácil distinguir una sonrisa falsa de una verdadera. La sonrisa de Duchenne, llamada así por Guillaume Duchenne quien la definió en el siglo XIX en su estudio sobre la expresión de las emociones, es la que llamamos sonrisa verdadera.

La sonrisa de Duchenne fue relacionada con el disfrute ya que ocurre más a menudo durante sensaciones de placer y emociones positivas espontáneas, mientras que el otro tipo de sonrisa no tenía una vinculación directa. Cuando nos reímos por un chiste o una broma, se activa el llamado circuito del humor, y este se refleja en una sonrisa de Duchenne.

Se dice además que un individuo es capaz de detectar inconscientemente si tiene ante sí una sonrisa de Duchenne o una falsa sonrisa, ya que sus neuronas espejo no se activaran del mismo modo ante esta última.

Bajo las dos posibilidades (sonrisa de Duchenne y no Duchenne)  subyacen rutas neurológicas distintas, cuyos componentes tienen una implicación claramente diferente según el tipo de sonrisa.. Esta diferencia de circuito neural subyacente puede deberse a la evolución por separado de estos dos tipos de risa, ya que pueden haber surgido paralelamente y adquirido funciones distintas.

La llamada sonrisa no Duchenne o que consideramos “sonrisa falsa” ha tenido un gran valor adaptativo, ya que favorece las relaciones entre individuos mejorando la cohesión y confianza en especies sociales  como los primates. Por ello probablemente en la evolución no ha sido dejada de lado, sino todo lo contrario: ambos tipos de sonrisa han sido seleccionados evolucionando de forma paralela, con circuitos diferentes y funciones relacionadas aunque no completamente iguales.

Imágenes de expresiones faciales de los estudios de Duchenne

Imágenes de expresiones faciales de los estudios de Duchenne

 




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Ammonia tepida, una especie de foraminíferos.

Ammonia tepida, una especie de foraminíferos.

La semana pasada saltó a las redes una noticia que se hacía eco de una excepción en el mundo de la biología. La organización Oceana y el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC) habían descubierto una nueva especie: Spiculosiphon oceana. El hallazgo se realizó en la montaña submarina del Seco de Palos (Murcia) ¿Y que tiene de especial? Pues para empezar nos enfrentamos a un organismo unicelular… de entre cuatro y cinco centímetros de altura. Su taxonomía lo enclava entre los foraminíferos que son protistas: eucariotas que no podemos encajar en los reinos Animalia, Plantae ni Fungi. Los foraminíferos además se diferencian en que poseen pseudópodos que les sirven para desplazarse, cazar presas y como base para un esqueleto calcáreo. Además la susodicha especie tiene un estilo de vida sésil (vive sobre el sustrato y no se mueve) lo cual ha generado titulares como el siguiente: “Descubren frente a Murcia un protozoo gigante que imita una esponja carnívora”Al leer la palabra “imita” me pareció que tenía que escribir esta entrada.

Cuando decimos que A imita una característica de B, hacemos suponer que A ha visto, escuchado o detectado de alguna forma la característica de B. Esto en el mundo de la biología es bastante raro y generalmente va asociado a la visión. El culmen de la imitación es la transmisión cultural. Pero no vamos a entrar ahora en ese debate. Aquí va un ejemplo más sencillo: el ave-lira soberbia (Menura novaehollandiae) y su fabulosa capacidad de imitar el canto de otras aves, cámaras de fotos, alarmas de coches y motosierras.

Imagen de previsualización de YouTube

Cladorhizidae un grupo de esponjas carnívoras.

Cladorhizidae un grupo de esponjas carnívoras.

Ahora bien y ¿qué hace Spiculosiphon oceana? Pues simplemente sobrevivir. Una de las características que tiene el medio acuático es que la comida se puede encontrar flotando o nadando en el agua. Es decir, por todas partes. Así que si eres un organismo que se alimenta de ella te quedan dos opciones: centras tus herramientas para alimentarte en un punto (el caso de los peces o las lombrices) o las esparces en todas direcciones. Si además eres sésil, la mejor estrategia será la segunda. Alcanzarás cualquier bocado que pase por tu lado. De esta forma la selección natural ha potenciado estas estructuras, cuantas más ramificaciones más comida. En definitiva sobrevivir.

En el caso que nos ocupa resulta que la estrategia de este foraminífero es parecida a la que usan las esponjan carnívoras. ¿Por qué ocurre esto? Porque este tipo de esponjas tienen el mismo estilo de vida: viven en las mismas condiciones, son sésiles y gustan de comer otros bichitos. Pero no son los únicos, las anémonas por ejemplo se encuentran en la misma tesitura. Esta estrategia ha aparecido en muchos grupos taxonómicos diferentes. Mismo resultado, distintas vías. Como el caso del vuelo en aves y murciélagos. No se imita, sólo se sobrevive y a veces se llega a las mismas soluciones.




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Imagen de wikipedia

Imagen de wikipedia

Esta semana seguimos perdidos por el árbol de los mamíferos, en este caso nos paramos a contemplar el Perezoso didáctilo de Hoffmann, cuyo nombre científico se corresponde con Choloepus hoffmanni. Se trata de un mamífero placentario del orden Pilosa. Nos encontramos con un animal solitario, arborícola y nocturno. Su estructura corporal, muy peludo, largos brazos, grandes garras, 6-7 kilos y unos 60 cm de largo, es perfecta para la vida y movimiento en las copas de los árboles.

Se encuentra en el Centro y Sur de América, dentro de las zonas forestales de Bolivia a Honduras.

Aunque como hemos dicho pasan casi toda su vida en las copas de los árboles, realizan cortos desplazamientos por tierra y son excelentes nadadores. Siempre que se habla de perezosos, es normal hablar de su lentitud de movimiento, pero esta característica es una adaptación a su dieta pobre en calorías. La naturaleza ha dotado a estos animales con una velocidad metabólica igual a la mitad de la de un animal con el mismo tamaño.

Su dieta se basa en ramas de los árboles, aunque raramente comen fruta y hojas. Con los labios rasgan la comida y gracias a unos dientes sin esmalte de crecimiento continuo mastican la comida.

Actualmente la especie consta de 5 subespecies reconocidas y está catalogada por la UICN como Preocupación Menor (LC).

 

Mapa de distribución de la especie según UICN

Mapa de distribución de la especie según UICN

Imagen de wikipedia

Imagen de wikipedia




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

La parálisis del sueño es un trastorno del sueño que causa una incapacidad transitoria para realizar cualquier movimiento voluntario durante la primera o última etapa del sueño. Puede ocurrir tanto al inicio del sueño como justo antes del despertar (nunca en sueño profundo) y dura de 1 a 3 minutos generalmente.

Se caracteriza porque las personas que la sufren sienten normalmente angustia, y suele estar acompañada de pesadillas o alucinaciones que provocan momentos de miedo y ansiedad. La persona está en estado consciente pero no puede moverse ni hablar.

Las alucinaciones que se produce al individuo le parecen completamente reales ya que el cerebro forma imágenes que lo parecen. Esto puede provocar consecuencias post-traumáticas en casos graves en los que sufran frecuentemente este trastorno. Durante muchos años se ha confundido con otras patologías o trastornos mentales ya que los individuos que la sufren afirman haber vivido experiencias que no eran más que alucinaciones.

Se produce debido a que nuestro cerebro le ha mandado ya información a los músculos para que se relajen y entre en fase de sueño, mientras nuestro cerebro sigue en ciertas áreas muy activo y aún no ha llegado al estado que debería llegar para comenzar el sueño. Esta excitación activa al tálamo y la amígdala (ya que entre sus funciones ésta se encarga de percibir el miedo), y activan las respuestas de emergencia cuando el individuo se siente paralizado y se siente vulnerable al ataque.

John Henry Fuseli: The Nightmare

John Henry Fuseli: The Nightmare

Este fenómeno está relacionado o asociado a distintas causas: puede ser debido a un exceso de estrés, una sobre-estimulación antes de ir a dormir, fatiga física, malos hábitos de sueño, fuertes experiencias emocionales o ciertos medicamentos. Por ello el método más eficaz para evitar estas indeseables experiencias es adaptar unos hábitos de sueño saludables y reducir el estrés del paciente. En casos más graves puede ser tratada con serotonina (neurotransmisor que entre sus funciones se relaciona con el sueño).

La parálisis del sueño la sufre un alto porcentaje de la población, sin embargo suele ser confundida con pesadillas u otros tipos de trastornos del sueño. Además es difícil de estudiar porque hay que añadir el inconveniente de que los individuos que la sufren no suelen ir al médico o contar que sufren alucinaciones, o se trata de casos leves muy puntuales.




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Localización y extensión de los manglares de la República de Panamá en el año 2008

Localización y extensión de los manglares de la República de Panamá en el año 2008

La voz mangle proviene del guaraní y significa “árbol torcido”. Mangle es el nombre por el que se conoce a diferentes árboles y arbustos que viven en la interfaz agua-tierra de costas y estuarios, en latitudes tropicales y subtropicales de América, África, Asia y Oceanía, capaces de tolerar los niveles de inundación, anoxia y salinidad del suelo propios de su medio natural.

Los mangles no pertenecen a un solo grupo genético, sino que abarcan una gran variedad de familias, con especies adaptadas específicamente a este ambiente intermareal tropical. En sentido amplio se reconocen unas 66 especies, incluidas en 22 géneros y 16 familias (según Kathiresan y Bingham, 2011). Sin embargo, en sentido estricto se consideran muchas menos: sólo aquellas especies cumplen un papel principal en la estructura de la comunidad vegetal, capaces de formar bosques monoespecíficos y que sólo pueden encontrarse en estos ecosistemas, que poseen además ciertas especializaciones morfológicas y fisiológicas tales como raíces aéreas, mecanismos especializados de intercambio gaseoso y de exclusión o excreción de la sal del medio, y que se diferencian genéticamente de sus parientes terrestres más cercanos hasta, al menos, el nivel de género.

Acciones formativas en la Universidad Marítima Internacional de Panama

Acciones formativas en la Universidad Marítima Internacional de Panama

Los ecosistemas de manglar, formados por la comunidad de microbios, hongos, plantas y animales propios de este tipo singular de hábitat y sus condiciones abióticas específicas, constituyen uno de los 14 biomas del planeta y uno de los ecosistemas más productivos de la Tierra. Los manglares tienen un importante significado para muchas comunidades humanas, siendo sistemas clave para su supervivencia y desarrollo y su conservación resulta crucial para el mantenimiento de la biodiversidad a nivel global. Desafortunadamente, en la actualidad muchas áreas de manglar se encuentran amenazadas y se calcula que alrededor de un 20% de los ecosistemas de manglar del mundo han desaparecido en las últimas tres décadas.

Medidas fisiológicas de mangle rojo (Rhizophora mangle)

Medidas fisiológicas de mangle rojo (Rhizophora mangle)

Los manglares proporcionan una serie de servicios ambientales tales protección de la costa frente a erosión, inundaciones tormentas, huracanes e incluso tsunamis, su función de filtro de aguas provenientes del continente o ser fuente de recursos para aprovechamientos como la pesca, agricultura y actividades madereras y textiles. En los últimos años, debido a la preocupación generalizada por el calentamiento global y sus consecuencias, se pone de manifiesto un servicio ambiental adicional relacionado con la lucha contra el cambio climático: el papel de los sistemas forestales como sumideros naturales de CO2 atmosférico.

Área de regeneración del manglar

Área de regeneración del manglar

Los manglares panameños como sumideros de CO2:
El protocolo de Kioto es uno de los grandes acuerdos internacionales de acción contra el cambio climático. Persiguiendo un desarrollo sostenible, se basa en asignar a cada país firmante ciertos límites de emisión de gases de efecto invernadero (GEI) de obligado cumplimiento. Además, ofrece facilidades de cumplimiento de las cuotas de emisión asignadas a través de los denominados Mecanismos de Flexibilidad, relacionados con la capacidad de los países de interactuar para alcanzar los objetivos de emisión previstos. Esto incluye la inversión de un país en otro en materia de proyectos de reducción de emisiones antropógenas o de fijación de carbono a través de sumideros, a cambio de créditos de reducción de emisiones (Mecanismos de Aplicación Conjunta y Mecanismos de Desarrollo Limpio), y la compra-venta de créditos de emisión entre países adheridos al programa (Comercio de Emisiones).

De entre los GEI existentes en la atmósfera, el dióxido de carbono ó CO2 está considerado el de mayor relevancia debido a su mayor concentración (de alrededor del 0.038% en la actualidad, e incrementándose). Actualmente, la conservación, potenciación y creación de sumideros naturales de CO2 resulta una de las estrategias principales para hacer frente al cambio climático, en paralelo a las políticas de reducción de emisiones. Puesto que el CO2 atmosférico es absorbido por los organismos fotosintéticos y fijado en su biomasa, es aquí donde entra en juego la vegetación terrestre, entre ella los sistemas forestales, como importantes sumideros de este gas.

Número de especies por género y familia consideradas “mangles verdaderos”

Número de especies por género y familia consideradas “mangles verdaderos”

El grupo de investigación GECONAT de la Universidad de Sevilla (dirigido por el Catedrático en Ecología y Director de la Oficina de Sostenibilidad M. Enrique Figueroa Clemente) trabaja junto con la Universidad Pablo Olavide y la Universidad Marítima Internacional de Panamá en un proyecto de colaboración internacional que tiene como objetivo poner de manifiesto el relevante papel de los manglares como sumideros y secuestradores de CO2 atmosférico. La puesta en valor de los manglares como sumideros de CO2 significa un motivo más para promover su conservación a nivel global.

La República de Panamá tiene una extensión aproximada de 7,5 millones de hectáreas. El 44,47% de la superficie del país es boscosa, de la cual el 5,6% son manglares, equivalentes a unas 180.000 hectáreas de bosque costero. En países como Panamá, la consideración de sus bosques de manglar como sumideros potenciales de CO2 crea la posibilidad de una nueva forma de explotación del recurso sin dañar el ecosistema, a través de los Mecanismos de Flexibilidad del protocolo de Kioto.

El citado proyecto pone en valor los manglares panameños desde una perspectiva de conservación del ecosistema y potenciación de sumideros naturales de CO2, a través de acciones formativas y la puesta en marcha de una experiencia piloto para cuantificar su capacidad de secuestro de dicho gas. En este sentido, el proyecto ha evaluado la capacidad de sumidero de un área de manglar alterado de unas 11 ha, cercano a la ciudad de Panamá, centrándose en la potencia de secuestro de las partes aéreas (ramas y hojas) de la especie dominante, Avicennia germinans (mangle negro). Dicha capacidad se ha estimado en unas 20 toneladas de CO2 (unas 5,5 T de C) anuales por hectárea absorbidas de forma neta por las partes aéreas de la planta, en base a medidas fisiológicas de la especie y su inclusión en un modelo ecológico de sumidero. Esta experiencia sienta las bases para su futura aplicación a otras áreas de manglar del país y del globo.

 




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky