En la naturaleza, cualquier población crece hasta un punto donde se detiene, en el que el número de nacimientos y muertes se iguala, gracias a la limitación de recursos. Dicho punto se denomina capacidad de carga, definida como, la máxima población de una especie concreta que puede ser soportada indefinidamente en un hábitat determinado sin disminuir permanentemente la productividad de éste (Ress, 1996).

La huella ecológica, concepto acuñado por William Ress y Mathis Wackernagel como “el área de territorio productivo o ecosistema acuático necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población definida con un nivel de vida específico, donde sea que se encuentre este área”; En otras palabras, el número de hectáreas necesarias para cubrir las necesidades, sean del tipo que sean, y de asimilar los residuos. La Huella Ecológica, está calculada a nivel mundial como 1,9 hectáreas, es decir, si cada persona de este planeta necesitara sólo 1,9 hectáreas, el sistema Tierra sería sostenible, y no tendríamos que preocuparnos del cambio climático, de la crisis de energías y todos los problemas que hoy nos afectan.

En este articulo ponemos algo mas claro este concepto de huella y hacemos una pequeña referencia a Sevilla y su huella. Puedes leerlo en nuestra publicación Número 6, pincha  AQUÍ.




Maud Leonora Menten fue una de las primeras mujeres de la historia, y la primera canadiense, en obtener un título de Doctorado

Ya está disponible en la página oficial del Carnaval de Biología el listado con todas las participaciones en la V Edición del Carnaval de Biología. El anfitrión ha sido feelsynapsis.com con la temática “Ellas (también) investigan” ¡Pinchen y disfruten con las 26 participaciones de esta edición!

V EDICIÓN

 




Mi consejo a los estudiantes de ciencia es que si desean ardientemente investigar, deberían hacerlo por todos los medios. Nada debería interponerse al deseo intenso de dedicar la vida a la Ciencia. Si tienes el anhelo de llevar a cabo investigación científica adquiere el aprendizaje preciso y por todos los medios hazlo. Difícilmente alguna otra cosa te dará tanta satisfacción y, sobre todo, tal sentido de logro — Severo Ochoa

Ya está disponible en la página oficial del Carnaval de Biología el listado con todas las participaciones en la IV Edición del Carnaval de Biología. El anfitrión ha sido www.biounalm.com con la temática “biotecnología” ¡Pinchen y disfruten con las 15 participaciones de esta edición!

IV EDICIÓN




Mi consejo a los estudiantes de ciencia es que si desean ardientemente investigar, deberían hacerlo por todos los medios. Nada debería interponerse al deseo intenso de dedicar la vida a la Ciencia. Si tienes el anhelo de llevar a cabo investigación científica adquiere el aprendizaje preciso y por todos los medios hazlo. Difícilmente alguna otra cosa te dará tanta satisfacción y, sobre todo, tal sentido de logro — Severo Ochoa

Este articulo va dedicado al Jerbillo de Mongolia, roedor ya bastante popular y fácil de localizar en las tiendas especializadas. También conocido como gerbo, merion y erróneamente como jerbo (con jota). Llamar a este animal jerbo es caer en un gran error.

El Jerbillo de Mongolia o Meriones unguiculatus, es un pequeño animal, con una esperanza de vida de entre 3 y 5 años. Perteneciente al orden Rodentia, a la familia Muridae y a la subfamilia Gerbillinae ( de aquí el nombre jerbillos o gerbos, con g, aunque este término no se encuentre en uso dentro de los libros de taxonomía). Con aspecto similar al de un ratón, pero totalmente cubierto de pelo y con una cola bastante larga en relación al cuerpo. Es común confundirlos con los jerbos, aunque estos son una familia totalmente distinta compuesta por roedores saltadores de las familia Dipodidae que viven en Asia y África, siendo el más conocido entre ellos el Jerbo de Egipto o Jaculus jaculus,también en auge como mascota y del que hablaremos en otro artículo.

Puedes leerlo en nuestro Número 6, pinchando AQUÍ




Mi consejo a los estudiantes de ciencia es que si desean ardientemente investigar, deberían hacerlo por todos los medios. Nada debería interponerse al deseo intenso de dedicar la vida a la Ciencia. Si tienes el anhelo de llevar a cabo investigación científica adquiere el aprendizaje preciso y por todos los medios hazlo. Difícilmente alguna otra cosa te dará tanta satisfacción y, sobre todo, tal sentido de logro — Severo Ochoa

Ya está disponible en la página oficial del Carnaval de Biología el listado con todas las participaciones en la III Edición del Carnaval de Biología. El anfitrión ha sido el blog pakozoic.blogspot.com con la temática “relaciones tróficas” ¡Pinchen y disfruten con las 26 participaciones de esta edición!

III EDICIÓN




Mi consejo a los estudiantes de ciencia es que si desean ardientemente investigar, deberían hacerlo por todos los medios. Nada debería interponerse al deseo intenso de dedicar la vida a la Ciencia. Si tienes el anhelo de llevar a cabo investigación científica adquiere el aprendizaje preciso y por todos los medios hazlo. Difícilmente alguna otra cosa te dará tanta satisfacción y, sobre todo, tal sentido de logro — Severo Ochoa

Hace unos años comenzaron a llegar a la costa mediterránea española, y especialmente al litoral balear, diferentes especies de algas invasoras que lograron adaptarse a las condiciones y proliferaron. Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, comenzó a estudiar en 2005 cómo habían llegado estas algas, cuál era su ciclo vital y los mecanismos de favorecen su invasión. Concluyeron que en el Parque Nacional de Cabrera viven y se reproducen cuatro especies de algas, tres de ellas rojas y una verde, la Caulerpa racemosa. En el conjunto de Baleares hay un total de seis especies invasoras.

El investigador principal, Enrique Ballesteros, explica que “la mayoría de las especies invasoras no consiguen ser viables en el Mediterráneo”, pero unas pocas, como es el caso de estas algas, se adaptan y se convierten en especies muy competitivas. Lo que beneficia a estas algas es la escasez de herbívoros en el Mediterráneo, apunta Ballesteros, por lo que no tienen depredadores naturales.

Sin embargo, los investigadores han descubierto que un pez herbívoro, el salpa (Salpa salpa) ha empezado a comerse también una de las algas invasoras, la caulerpa. Este cambio en su alimentación supone que el alga tiene un depredador natural y que “pueda establecerse un equilibrio dentro del propio ecosistema”, confía Ballesteros. A su juicio, las medidas de control sobre estas algas que se puedan inventar son inaplicables, bien porque afectan a otras especies, bien porque la extensión de las poblaciones es demasiado grande. “Crece más rápido de lo que se puede erradicar”, afirma Ballesteros. Los investigadores esperan que el salpa logre imponerse y haya un equilibrio natural. “El salpa está impactando en la caulerpa y al menos podría controlar el alga”, apunta.

El impacto negativo de estas algas se produce por ahora en invertebrados como pequeños crustáceos y gusanos, y aún no hay efectos adversos sobre los peces “porque todavía tienen lugares para escoger”, indica el investigador principal. Las praderas de Posidonia oceanica también muestran los primeros impactos, ya que estas algas acaban con el 1% de estos ecosistemas cada año.

La expansión de las algas ha sido espectacular, ya que figuran en prácticamente todas las regiones litorales del Mediterráneo español. “La invasión ha crecido muy rápido, entre los cero y70 metrosde profundidad, y sólo en seis años ha pasado de no haber algas a haber un montón”, advierte Ballesteros.

Las causas de esta invasión son el trasiego de barcos y la limpieza de acuarios. En el primer caso, las algas se adhieren al casco del barco y se desprenden durante la travesía; mientras que en el segundo, aficionados a los acuarios vacían en el mar los tanques, vertiendo especies exóticas, que acaban por ser dominantes en el ecosistema. La investigación en el Parque Nacional de Cabrera ha permitido descartar otras interferencias en la proliferación de algas, ya que es un espacio bien gestionado, con pesca controlada y sin vertidos. Ahora, sólo queda esperar que el salpa se imponga a la caulerpa.

 Eduardo Bazo Coronilla

Este artículo forma parte de la Sección Botánica del Número 6. Puedes leer más artículos de esta publicación AQUÍ




Mi consejo a los estudiantes de ciencia es que si desean ardientemente investigar, deberían hacerlo por todos los medios. Nada debería interponerse al deseo intenso de dedicar la vida a la Ciencia. Si tienes el anhelo de llevar a cabo investigación científica adquiere el aprendizaje preciso y por todos los medios hazlo. Difícilmente alguna otra cosa te dará tanta satisfacción y, sobre todo, tal sentido de logro — Severo Ochoa