Compra el número 15 de Boletín Drosophila en papel por 1.50€ en BioScripts o Copistería El Estudiante o descárgalo en PDF aquí gratis.

¿De dónde viene la insulina para los diabéticos?

Es curioso, cuando tienes que explicarle a un adolescente de instituto de dónde procede la insulina que hoy día se inyectan prácticamente todos los diabéticos (de cualquier tipo) en el mundo. La diabetes (diabetes mellitus, DM) es una enfermedad que afecta a más de 280 millones de personas en todo el mundo, más todas aquellas que no han sido diagnosticadas. El problema de estas personas radica en que no sintetizan insulina,  una hormona que regula la cantidad de azúcar en sangre. Cuando esta cantidad de azúcar es alta, el páncreas endocrino, más concreto las células Beta de los Islotes de Langerhans , secretan insulina, que es la que produce la respuesta para que las células puedan captar la glucosa de la sangre. Aparte, interviene en numerosos procesos metabólicos relacionados, como es el aumento de la síntesis de glucógeno (polisacárido de moléculas de glucosa) y bajada de su degradación. Aumenta la glucólisis (degradación de glucosa) y por tanto también fomenta la formación de triacilglicéridos que se almacenarán en forma de grasa. Además de la estimulación de la captación de glucosa por las células musculares, con el fin de bajar el nivel de azúcar en sangre.

Si careces de esta hormona, la respuesta no se produce y por tanto las células aunque haya mucha glucosa en sangre, no se enteran que tienen que captarla,  y tienen hambre. El individuo orina mucho y además la orina es dulce, se produce una sensación de hambre y el individuo aumenta la ingesta porque las células envían la señal de que tienen hambre y aparte perdemos peso.

Pero ¿de dónde viene la insulina que toda persona se inyecta hoy día? Al principio, se utilizaba la insulina porcina  pues la similitud entre esta y la humana era prácticamente igual, sólo se diferencian en un aminoácido. Aunque problemas a largo plazo en pacientes tratados que rechazaban con el tiempo el tratamiento con este tipo de insulina hizo que se recurriera a otros métodos para su obtención. Por tanto mediante ingeniería genética se modificaron bacterias de E. coli con un plásmido que contenía el gen aislado de la insulina humana. Cultivos de esta bacteria en grandes cantidades producen insulina sintética humana que no se diferencia en nada a la producida por humanos y no produce rechazo a largo plazo. Además es más barata y fácil de obtener.

Finalmente, lanzo una reflexión a nuestros lectores. Tenemos miedo a lo que podemos llegar mediante el uso de la ingeniería genética en pro de la humanidad, aunque a veces desconocemos que la ingeniería genética y en este caso, bacterias modificadas genéticamente para producir insulina humana, es una realidad que no sufre de ninguna controversia ni duda porque es un bien útil para la humanidad ¿Qué opinan? ¿Conocían que la insulina proviene de bacterias modificadas genéticamente?  Nos encantaría leer cualquier opinión o duda que tengáis.


Algo sobre el Autor


Licenciado en Biología por la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla y  estudiante de la Licenciatura en Bioquímica. Apasionado de la informática, y ahora mismo encargado de la maquetación y un poco de la parte más informática del blog del Boletín Drosophila, estoy interesado en todo ese mundito que une la Biología con las nuevas tecnologías y la informática. Puedes contactar conmigo en franciscogp@drosophila.es o por mi twitter personal @crishnakh o el general de la revista @drosophilas


Leer entrada anterior
Mareas rojas y toxinas en el marisco

Alexandrium catenella pertenece a un género de algas unicelulares dinoflageladas y es una especie invasora. Viven en el plancton y aparecen formando cadenas de 2 a 8 células. La encontramos en las capas superiores de...

Cerrar