Compra el número 15 de Boletín Drosophila en papel por 1.50€ en BioScripts o Copistería El Estudiante o descárgalo en PDF aquí gratis.

Popeye, el héroe del cómic, conseguía su energía a partir de las espinacas y parece que las máquinas del futuro también lo harán.

Un grupo de investigadores del Laboratorio Nacional de Oak Ridge (Estados Unidos), liderado por Elias Greenbaum, estudian para ello la fotosíntesis que se produce en las hojas de esta planta. Existen unos centros, formados por estructuras en las que se enlazan proteínas y pigmentos, donde la clorofila recibe la luz solar y a partir de ella desprende los electrones que son los que la planta utiliza para provocar la reacción química de la fotosíntesis.

Dado que las espinacas son especialmente ricas en estas estructuras, han conseguido extraer estos centros de reación y aislarlos de la planta. El resultado es que, en ellos, se sigue produciendo el desprendimiento de electrones al ser iluminados por la luz solar, aunque, al no disponer de agua ni dióxido de carbono, no se llega a completar el proceso. Esta emisión de electrones es, sin embargo, aprovechable como corriente eléctrica, consiguiéndose una diferencia de potencial en cada centro de reacción de un voltio, relativamente importante teniendo en cuenta que los centro miden apenas unos 6 nm.

La primera aplicación de Greenbaum ha imaginado para estas estructuras es el suministro de energía a unas máquinas que los ingenieros de todo el mundo están desarrollando dentro de un campo denominado nanotecnología, cuya característica es que se trata de máquinas tan pequeñas que resultan imperceptibles a simple vista. Se pretende que estas máquinas, dotadas de microprocesadores igualmente minúsculos, permitan trabajar en espacios muy pequeños, como el interior de los ordenadores, reparándolos sin necesidad de abrirlos o viajar por los vasos sanguíneos para reparar lesiones o depositar fármacos en el lugar exacto del cuerpo donde sean necesarios.

Fuente:

Biología por J. Alcami, J.J. Bastero, B. Fernández, J. Mª Gómez de Salazar, Mª Jesús Méndez, A. Ogayar y M. Sánchez. Ed. SM.


Algo sobre el Autor


Estudiante de Biología en la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla. Gran aficionado a la botánica y amante de los animales. Responsable de la página web www.losporquesdelanaturaleza.com. Para contactar conmigo puedes hacerlo por correo en "yesucc@drosophila.es" o en mi twitter personal @JCebrino.


Leer entrada anterior
Lungfish, un pez clave en la evolución

      Protopterus annectens es un pez africano que han hallado Investigadores de la universidad de Chicago. Se trata de un pez pulmonado que tiene una especie de aletas que en ocasiones actúan como...

Cerrar