Durante la contracción del musculo esquelético podemos distinguir tres fases, más o menos claras. La primera de ellas, llamada Fase de Latencia, que se desarrolla desde la aplicación del estimulo hasta que podemos distinguir una respuesta por parte del musculo. Una segunda fase, llamada Fase de Contracción parte desde este punto de inicio de respuesta y llega al momento donde el musculo desarrolla su máxima tensión, alcanzando el máximo de tensión posible para el estimulo en cuestión. La tercera y última fase, es la Fase de Relajación, esta ultima parte consiste en la caída de la tensión hasta un punto de respuesta igual a cero o previo, donde puede volver a ser estimulado.

Una vez entendidas más o menos la sucesión de las fases de contracción, podemos entender y diferenciar los dos tipos básicos de contracción, las isométrica y la isotónica. En la concentración isométrica, la longitud del musculo no cambia, aunque si la fuerza o tensión que genera. Un ejemplo bastante claro de este tipo de contracción es el de soportar un libro en la palma de la mano hacia arriba, si a este peso añadimos otro libro, nuestros músculos aumentaran la tensión generada para soportar el cambio de peso, sin variar su longitud.

 En el punto opuesto se encuentra la contracción isotónica, en la cual la tensión se mantiene constante y la longitud muscular cambia.

La mayoría de nuestros movimientos y contracciones, por no decir todos, no son de tipo isométrico, ni isotónico, sino más bien distintos tipos de mezclas de ambas.

 Fuente:

Práctica 4 de las técnicas experimentales de fisiología animal de la Licenciatura de Biología de la Universidad de Sevilla.

 


Algo sobre el Autor


Licenciado en Biología por la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla. Amante de los animales, la ecología y las ciencias del comportamiento, así como de la divulgación científica. Responsable de las secciones Fichando Mamíferos y Animales en Casa de la revista Drosophila. Para contactar conmigo puedes hacerlo por correo en ismael@drosophila.es o en mi twitter personal @criadordelibro.


Leer entrada anterior
Deyrolle, ¿tienda o museo?

En el año 2006 tuve la oportunidad de viajar a París, la capital francesa. Desgraciadamente no pude visitar el Museo de Historia Natural, pero tampoco me fui con disgusto porque tuve la oportunidad de encontrar...

Cerrar