Portada monográfico Historia NaturalYa puedes disfrutar de un nuevo número monográfico de Boletín Drosophila: Historia Natural en Sevilla. Las revistas en papel están a la venta en la Copisteria Estudiantes o en el local de BioScripts. ¡Y por sólo 1,50 euros!

En este número hemos contado con la ayuda del profesor Juan Francisco Beltrán, del Departamento de Zoología de la Universidad de Sevilla. En él miramos al pasado para recordar al Gabinete de Historia Natural que Antonio Machado y Núñez fundó en el siglo XIX. Ya en el presente, repasamos la historia natural sevillana de la mano de instituciones como La Casa de la Ciencia, el Museo de Geología, el Acuario o la plataforma The Virtual Museum of Life. También nos asomamos al herbario de la Universidad de Sevilla, los institutos históricos como el IES San Isidoro o la colección de vertebrados de la Estación Biológica de Doñana. Todo ello para que veáis Sevilla con unos ojos diferentes.

¡Esperamos que os guste!


No se estrese en la búsqueda de hoteles baratos! Expedia le puede ayudar.

Nuestros compañeros de Bioscripts han lanzado esta semana un directorio de colecciones científicas de historia natural en España a través de la plataforma web The Virtual Museum of Life. Se han registrado 652 colecciones con un importante valor científico, histórico y educacional repartidas en dieciséis tipos de centro como universidades, colegios, institutos, museos, jardines botánicos o centros de investigación del CSIC.

Mapa de colecciones científicas

El mayor registro de colecciones procede de los museos, seguido de universidades y jardines botánicos. A nivel de autonomías, Andalucía es la comunidad con mayor número de colecciones con un total de 167 registros, seguida por Cataluña con 62 y Madrid con 59. Dentro de Andalucía destacan las provincias de Córdoba y Granada con 30 colecciones cada una.

tvmol2

Los objetivos de este proyecto son reunir en un mapa todas las colecciones de historia natural del territorio nacional usando una serie de iconos interactivos que representa las diferentes instituciones de forma visual y sencilla, y por otro lado permitir su fácil actualización y crecimiento permitiendo a los administradores de las colecciones enviar datos o completar los datos ya registrados en sus correspondientes fichas.

Esta plataforma es una nueva apuesta de Bioscripts, Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos por la puesta en valor y divulgación del patrimonio científico e histórico del país, así como darle una mayor visibilidad a las mismas a través de las plataformas digitales.

 




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Corrientes marinas

Esquema de las principales corrientes marinas.

Las corrientes marinas u oceánicas son el movimiento de grandes masas de aguas de los océanos y grandes mares. Estas masas de agua se mueven como gigantescos ríos de agua que surcan los  océanos. Una de las más importantes es la corriente del Golfo, que se mueve por  el océano atlántico a unos 2.400 metros de profundidad y alcanzando los 540 km de anchura en algunas zonas.

Estas corrientes se deben a varias causas, pero las principales son el movimiento de rotación terrestre, los vientos, y  la surgencia de aguas frías de las profundidades en las costas occidentales. La surgencia de las aguas frias tienen dos consecuencias: por un lado el efecto Coriolis que desvía hacia el este los vientos aliseos y y sobre las propias mareas desviándolas de manera similar hacia el este. Además son de vital importancia la configuración de las costas y la ubicación de los continentes.

La importancia de las corrientes oceánicas radican en las zonas donde se encuentran dos corrientes ricas en nutrientes y biodiversidad.  Las corrientes han permitido mantener durante años la riqueza de los océanos. Estas corrientes mueven grandes cantidades de nutrientes y de energía caloríficapor lo que son indispensables para la supervivencia de todos los seres vivos en el planeta, debido a que son las redes de distribución de energía calórica de las zonas tropicales a los polos a través de flujos superficiales y compensados con corrientes profundas y frías de origen ártica y antártico que se mueven hacia el ecuador . Si estas no existieran el océano serian como un organismo sin irrigación en las venas y se crearían zonas de climas extremos  donde la vida seria imposible.

Además es de vital importancia para el movimiento de los organismos. Estas corrientes son el medio de transporte de larvas, peces de pequeño tamaño, y especies que recorren grandes distancias para el desove o puestas.

Estas corrientes por tanto no solo influyen en el medio acuático, sino que a través de su efecto en el clima y el movimiento de los organismos va a tener una gran influencia en el medio terrestre, tanto económica, biológica como climática.

Respecto a la importancia económica esta se debe al paso de grandes bancos de peces, o la influencia climática. Un ejemplo de esta importancia económica es la corriente de Canarias y el banco del Sahara. Una rama de la corriente del Golfo se dirige hacia el sur paralela a la costa portuguesas y aun siendo una corriente caliente se junta con las aguas frías procedentes de la afloración de las aguas profundas o abisales causadas por los persistentes vientos aliseos en la costa marroquí del atlántico, se transforma en una corriente fría que atraviesa el archipiélago canario y el banco sahariano. Esta corriente fría llamada corriente de Canarias es muy rica en plancton y por tanto proliferan los grandes bancos de pesca, como el marroquí, el canario y el mauritanio, creando una fuente de riqueza para la explotación pesquera.




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Síndrome Sin Piedad VII. Blablabla

La verdad es que no se me ocurría un título más atractivo y que a la vez no desvelara cuál sería el síndrome tratado en esta ocasión que el arriba escrito. Cuando vi aquella ajada novela de Albert Camus en la estantería paterna, decidí en primer lugar disponerme a leerla (ya conocía su argumento gracias a la película dirigida por Luchino Visconti y para la cuál escogió como protagonista al galán italiano Marcello Mastroianni, un tándem que ya nos deleitó en “Noches blancas” con satisfactorio resultado y crítica y que no tuvimos la oportunidad de ver en una tercera ocasión en la gran pantalla). Lo segundo que decidí, es no darle más vueltas al título a sabiendas de la importancia de un título atractivo. De esta forma, me dije autoconvencido, que la historia sería lo suficientemente interesante para que el título pasara a un segundo plano en este caso. El símil con esta novela/película no pasa por el asesinato de un argelino a manos de un francés, como ocurre en la novela del francés, ni tampoco por la exposición durante el transcurso de este breve de un síndrome que le insta a cometer homicidios al que lo sufre.

Sabido es lo rica en matices y el trasfondo crítico de las obras de Camus, por eso cuando la leí lo primero que descubrí fue que su personaje, Meursault, personificaba la carencia de valores del hombre, degradado por el absurdo de su propio destino. Para este antihéroe, nada en la vida tenía la suficiente importancia puesto que todo él se encontraba sumergido en una angustia existencial severa. Esta angustia severa (lo de existencial en este caso no tengo argumentos para poder decir si es así o no, por lo que lo omito para no crear molestia alguna) es la que deben sentir los enfermos del síndrome que tratamos en esta séptima entrega: “El síndrome del acento extranjero”.

Imagen del médico y anatomista francés nacido en Burdeos, Paul Broca.

Imagen del médico y anatomista francés nacido en Burdeos, Paul Broca.

Este síndrome fue descrito en 1907 por el neurólogo francés Pierre Marie. Figura destacada de la neurología francesa y mundial, por aquella época realizó otras muchas descripciones hoy día clásicas, como la que realizó sobre los efectos que tenía el desorden de la glándula pituitaria sobre el sistema endocrino, la cual sentó unas sólidas bases sobre las que se desarrollaría esta naciente disciplina científica. Así, el síndrome de acento extranjero se trata de un déficit del habla en el que se ve afectada la prosodia, es decir, el acento o entonación. Este es el motivo por el que hace tanto sólo unas líneas decía que, el nexo de unión entre el título de la película que tomo prestado para titular esta séptima entrega de “Síndromes sin piedad” y este síndrome, era la angustia existencial. Son numerosos los estudios que han determinado cuál es el impacto que tiene este síndrome en la comunicación cotidiana y en el perfil psicosocial de los afectados, contando con niveles muy bajos de interacción y participación social con los demás miembros del grupo de experimentación, en el que se incluyeron individuos control sin manifestación de la enfermedad que intentaban entablar conversación con éstos, con escaso éxito dicho sea de paso.

Síndrome del acento extranjero

Representación gráfica de las zonas cerebrales conocidas como área de Broca y área de Wernicke, denominadas de esta manera en honor a los descubridores de su implicación en el lenguaje.

Es hora de dar paso a la tertulia y a la polémica, por supuesto científica, nada de crónicas rosas. Y es que además de las valiosísimas contribuciones a la ciencia ya citadas, Marie sacó tiempo para mantener una dura batalla dialéctica y neurocientífica con sus colegas Paul Broca y Karl Wernicke, de tal manera que mientras los últimos mantenían la postura de que la tercera circunvolución frontal izquierda y las lesiones ocasionadas en ésta provocaban afasia o incapacidad de hablar en el paciente, Marie llegó a publicar un ensayo de título un poco provocador: “La tercera circunvolución frontal izquierda no tiene un papel importante en la función del lenguaje”. Todo hacía pensar que la disputa se zanjaría cuando Broca, en su mentalidad anatomoclínica en la que asociaba la alteración de la palabra con síntomas de alteración mental, durante el examen post-mortem del cerebro de aquellos pacientes a su cargo que sufrían alteraciones del lenguaje, observó que todos ellos tenían en común la presencia de lesiones en esta zona cerebral.

No sabemos si el descubrimiento molestó en demasía a Pierre Marie, aunque a tenor de lo que publicó tras pedir ver a su colega Broca las muestras objeto de su trabajo, podemos deducir que no encajó muy gustoso la derrota científica. Marie aseguraba que la correlación a la que llegó su compatriota era espuria, limitando la lesión descrita por Broca a la sustancia blanca de la cápsula externa de la tercera circunvolución frontal, lo que lo oponía a los dos tipos de alteraciones del lenguaje descritos por Broca, fruto del trabajo de sus investigaciones: afasia motora y amnesia verbal. ¿Qué tiene que ver este episodio polémico de la historia de la neurociencia con el síndrome del acento extranjero? No desesperen, aunque no lo crean, nunca dejo de seguir mi particular luz del norte: el relato como hilo conductor de mi conciencia divulgativa.

Ejemplos de alteraciones en el lenguaje en pacientes que sufrieron accidentes cerebrovasculares que afectaron a estructuras implicadas en el lenguaje. El estudio se llevó a cabo con sujetos gallegos.

Ejemplos de alteraciones en el lenguaje en pacientes que sufrieron accidentes cerebrovasculares que afectaron a estructuras implicadas en el lenguaje.
El estudio se llevó a cabo con sujetos gallegos.

El motivo por el que se incluye en este breve sobre el síndrome del acento extranjero la disputa entre Marie y sus otros dos compatriotas neurólogos responde a que el síndrome está asociado al área de Broca, o lo que es lo mismo, la que hemos venido denominando a lo largo de esta narración como tercera circunvolución frontal izquierda. Basta acudir a la literatura científica para darse cuenta rápidamente que la mayoría de casos descritos de alteraciones del lenguaje, que en el caso concreto de este síndrome acaban afectando a la entonación y al acento del individuo además de a otras características adicionales, se deben a traumatismos de cualquier índole que han afectado esta particular zona del cerebro. Con mayor recurriencia, el caso que más se repite en los distintos tratados o artículos científicos es el de la aparición de una lenguaje telegráfico acompañado de una disminución en la fluidez del habla tras el sufrimiento de un accidente cerebrovascular en el área de Broca, como un infarto embólico, que acaba dejando como única secuela reconocible tras este suceso el acento o entonación propia de una zona geográfica ajena a la del individuo.

Me despido hasta la próxima entrega de “síndrome sin piedad”, no sin antes recordarles que no se tomen a mal si alguien les dice que cuando hablan inglés han adoptado un acento de Wisconsin, Dublín o Edimburgo. No padecen el síndrome del acento extranjero, se debe sólo a que imitan en la pronunciación a su profesor particular de esta materia. Y crean que deben hacerle caso si no quieren acabar confundiendo palabras como “chip”, “ship” o “sheap”. Uffff, para un andaluz de acento cerrado como yo… esto es una ardua tarea.




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Caprélido hembra con crías

Ejemplar de caprélido hembra con crías.

Investigadores de la Universidad de Sevilla han patentado un alimento rico en proteínas, obtenido a partir de diferentes especies de caprélidos. Es la primera ocasión en la que se desarrolla un alimento para acuicultura a partir de estos curiosos crustáceos. Algunos puntos a favor de la elección de este grupo como fuente potencial de alimento son su elevado contenido en Omega-3, calcio y proteínas. Esto se complementa con el hecho de que su cría en grandes cantidades es algo relativamente sencillo.

Los caprélidos son unos pequeños crustáceos, bien conocidos por los seguidores de nuestra web, que presentan un tamaño medio de 2 milímetros y una estructura corporal bastante característica. En el medio natural son fuente de alimento común de muchas especies de peces, incluso el alimento exclusivo de animales como la sepia.

Uno de los principales motivos por los que estos animales no han sido usados anteriormente para este fin es el desconocimiento general. El desconocimiento de las especies, junto a la falta de información hacía que no se plantearan para esta función. El estudio de los valores nutritivos, la producción en grandes cantidades y el método de conservación, han permitido que el proyecto avance en la dirección correcta.

Cultivo

Cultivo

El método de conservación se divide en diferentes fases:

1º Se recolectan los caprélidos en el medio natural. 

2º Se congelan hasta los -20ºC y -80ºC.

3º Se liofilizan a -50ºC o se secan en estufa.

Cuando los ejemplares están secos pueden conservarse varios años en cualquier envase sin conservantes. Este proceso es barato y relativamente sencillo.

Los investigadores se enfrentaron al problema de la producción en masa, cosa que superaron con gran éxito. En los ensayos realizados se multiplico por 60 el número de individuos en unos tres meses, pasando de los 250 individuos iniciales a unos 15000 al final del ensayo.

Para concluir y afianzar lo acertado de esta idea, tenemos que comentar que los caprélidos son detritívoros. Se alimentan de detritus, pudiendo mantener limpios los estanques y al mismo tiempo, reduciendo los costes económicos de alimentación, al no tener que alimentarlos.

P.D.: Para el equipo de Drosophila, siempre es un honor poder informar sobre un proyecto donde este involucrado uno de nuestros socios de honor más queridos. Don José Manuel Guerra, es el responsable de esta patente.

Fuente: Fundación Descubre.




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

 

Cómo imaginaba que era una arquea hace diez años en la ESO

Cómo imaginaba que era una arquea hace diez años en la ESO, chiste demasiado fácil. (Ojo! Esta no es la viñeta de la semana)

Si la semana pasada ya abandonamos el tema zoológico (con el que llevaba desde mediados del verano) para acercarnos al laboratorio a través de un microscopio invertido, hoy nos adentramos en la microbología, en el mundo de las arqueas, a través de la viñeta sobre la especie extremófila Pyrococcus furiosus.

Pyrococcus furiosus es una arquea extremófila, que se puede clasificar como hipertermófila, dado que aunque puede crecer entre 70ºC y 103ºC, posee su óptimo de crecimiento en los 100ºC, una temperatura para nada soportada por la mayoría de organismos. Fue encontrado en sedimentos termales marinos anaerobios y estudiado para su cultivo en laboratorios, donde en condiciones óptimas puede duplicar cada 37 minutos su tamaño de población (de ahí el epíteto específico de furiosus, por su ímpetu).

Esta arquea también se caracteriza por poseer enzimas que contienen tungsteno, algo que muy pocos seres vivos tienen. También es destacable que posee un “sistema respiratorio” simple y extraño, que nos sugiere que es un precursor evolutivo muy temprano, a través del cual obtiene energía mediante la reduccción de protones a hidrógeno gaseoso, usando esta energía para crear un gradiente electroquímicoa través de membrana para sintetizar ATP.

En al campo de la investigación, la ADN polimerasa de esta arquea se usa, gracias a su termoestabilidad, para la reacción en cadena de la polimerasa (PCR). A parte, se ha podido ver cierta aplicación en plantas de Arabidopsis, gracias a un gen de esta arquea que aumenta la resistencia al calor y podría usarse en invernaderos en el planeta Marte.

Y finalmente, ahora sí, os traigo la viñeta de la semana,  a través de la lente de mi propio microscopio y en todo su esplendor, nuestros amigos energúmenos, enrojecidos y ardiendo.

Cómo imaginaba que era una arquea en la ESO hace diez años




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Fotografía de la especie de mantis Empusa pennata. Autor: Marcelo Aroca Hervás

Fotografía de la especie de mantis Empusa pennata. Autor: Marcelo Aroca Hervás

Anunciamos el ganador de la primera edición del concurso “Sé portada de Boletín Drosophila”. El concurso se puso en marcha a principios de verano y tenía como tema “Los artrópodos”. La idea surgió tras la colaboración entre la Asociación Cultural de Divulgación Científica Drosophila y la Sociedad Mexicana de Entomología. Estamos muy contentos con el resultado ya que hemos recibido casi medio centenar de participaciones.

Como se indicó en las bases, la foto ganadora será portada del número 16 de la revista. Además el autor de la misma recibirá en su casa un ejemplar de la revista número 16 totalmente gratis.

Finalmente hemos decido que el ganador de esta edición sea Marcelo Aroca Hervás. En su fotografía podemos apreciar un imago hembra de la especie de mantis Empusa pennata. ¡Enhorabuena por tu foto!

Queremos también transmitir nuestro agradecimiento al resto de participantes y les animamos a volver a intentarlo en las próximas ediciones. Además, de entre las finalistas elegiremos cuatro fotos para ilustrar la contraportada y la galería de imágenes.

 




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Portada de la película dirigida y protagonizada por Stanley Tucci en el año 2000.

Portada de la película dirigida y protagonizada por Stanley Tucci en el año 2000.

Si he decidido poner este título a esta sexta entrega de “12 síndromes sin piedad” no es por capricho, bien saben que las películas pretenden siempre servir de nexo entre lo que ellas nos narran y lo que yo, más humildemente, pasaré a exponerle en breves líneas. De esta forma, si recuerdan un poco, el título de este breve es casi idéntico al de la tercera obra cinematográfica de Stanley Tucci: “El secreto de Joe Gould”. La película es un drama centrado en la época neoyorquina en que artistas, escritores y demás personajes relevantes del mundo de las letras y las artes escénicas se congregan en el Greenwich Village para tratar diferentes temas de actualidad. Aquí se mueve como pez en el agua el escritor Joseph Mitchell, encarnado por el propio Tucci, y este será el lugar conocerá al andrajoso Gould, un “sabio” que se ha doctorado en las calles de la mencionada ciudad estadounidense. La obra de Gould, que lleva por nombre “Historia oral de nuestro tiempo”, en la que recoge y transcribe cientos de conversaciones y ensayos sobre todo lo que ha visto u oído en sus encuentros con otros doctos prosistas y literatos, acaba convirtiéndose en una obra de referencia gracias al apoyo de Mitchell, quien escribe en The New Yorker sobre tan excelente libro y extravagante autor, que finalmente acaba ganándose el apelativo de celebridad.

“Historia oral de la ciencia de nuestro tiempo” podría llamarse la biografía conjunta de Harris, Autio y Sanfilippo. Imagino que los nombres no les sonarán, ya que no han militado nunca en las filas del Real Madrid ni han batido ningún récord mundial. Estos señores son los primeros descriptores de una enfermedad denominada mucopolisacaridosis tipo III, también conocida como síndrome de Sanfilippo. Se conoce también de esta manera debido a que en 1962, el propio Sanfilippo diagnosticó a ocho niños con retraso mental y mucopolisacaduria de heparán sulfato, y la denominó de la manera antes mencionada debido a que éstos excretaban este peculiar azúcar en grandes cantidades por la orina, tal como describió un año antes su colega Harris. ¿Ven cómo las piezas van encajando? Ahora es momento de ir desgranando qué enmascara este síndrome.

Esquema que recoge los diferentes subtipos de Sanfilippo descritos hasta la fecha y qué enzima se implicada se encuentra defectuosa en cada uno de ellos.

Esquema que recoge los diferentes subtipos de Sanfilippo descritos hasta la fecha y qué enzima se implicada se encuentra defectuosa en cada uno de ellos.

 

Bajo el síndrome de Sanfilippo se conoce a uno de los múltiples trastornos metabólicos de carácter hereditario donde el organismo no es capaz de descomponer correctamente las cadenas de azúcares denominados glucosaminoglicanos, biomolécula de función estructural que se halla en el tejido epitelial u óseo entre otros. En concreto, ocurre por la deficiencia o carencia en las enzimas necesarias para descomponer las cadenas de heparán sulfato, de tal manera que, dependiendo de si la hidrolasa lisosomal implicada en las diferentes etapas de degradación está afectada o no, tendremos un subtipo u otro de síndrome de Sanfilippo, siendo la forma más grave a la par que de mayor incidencia la denominada como subtipo A.

Familia con sus dos hijos afectados por síndrome de Sanfilippo. Observen los rasgos faciales toscos a los que hacían referencia Autio.

Familia con sus dos hijos afectados por síndrome de Sanfilippo. Observen los rasgos faciales toscos a los que hacían referencia Autio.

 

Los síntomas que caracterizan a los enfermos de mucopolisacaridosis tipo III abarcan un espectro muy amplio, pero todos ellos tienen en común que comienzan a manifestarlos a partir del primer año de vida, donde el niño empieza a adquirir unos rasgos faciales “toscos” (aspecto de gárgola, como lo definiera en la década de los 70’s Autio y sus colaboradores) y al que acompaña una disminución en la capacidad de aprendizaje. Conjuntamente a este aspecto reseñable, se suman a esta característica otras tales como dificultad para dormir y para caminar, ya que sus articulaciones se vuelven rígidas y no se extienden por completo. Los casos más severos se complican con ceguera del afectado, la presencia de convulsiones prolongadas en el tiempo y el fallecimiento del individuo a edades tempranas, casi siempre antes de alcanzar la pubertad. De esta forma, el diagnóstico de la enfermedad se realiza por medio de un diagnóstico físico sencillo, ya que estas personas suelen mostrar una inflamación del bazo y el hígado. Además de la elevada cantidad de heparán sulfato en la orina, mencionada líneas arribas, muestran córneas transparentes tras realizarles un examen ocular, técnica que servirá para discriminar entre el síndrome de Sanfilippo (MPS-III) o el síndrome de Hurler (MPS-I H), en el que las córneas muestran una coloración opaca.

Hasta aquí hemos hablado del diagnóstico y a qué se debe en última instancia este fenómeno, pero no hemos explicado la causa subyacente a esta deficiencia enzimática concreta. Obviamente, detrás de la mayoría de los “defectos” se encuentra la Genética y este caso no es especial en este aspecto, más allá de la sintomatología intrínseca al síndrome. El síndrome de Sanfilippo se hereda como un carácter autosómico recesivo, es decir, necesitamos de las dos copias “anormales” del gen para que se desarrolle la citada enfermedad. Si nos centramos más concretamente en el tipo A del síndrome de Sanfilippo, el trastorno está provocado por una mutación en el gen SGSH, el cual se localiza en 17q25.3 y está constituído por ocho exones, los cuales codifican para una N-sulfoglucosamín sulfhhidrolasa, una de las cuatros enzimas anteriormente mencionadas encargadas de degradar el heparán sulfato. Este gen presenta la particularidad añadida de mostrar un patrón de maduración alternativo, de tal manera que se han descrito hasta la fecha tres transcritos diferentes de 3.1, 4.3 y 7.1 kb de tamaño. (Nota aclaratoria: 1 kb = 1.000 pares de bases de ADN o ARN).

Cromosoma 17 humano, donde se indica la zona mutada, desencadenante del síndrome de Sanfilippo.

Cromosoma 17 humano, donde se indica la zona mutada, desencadenante del síndrome de Sanfilippo.

Para cerrar el breve de hoy, decir que Gloria González Aseguinolaza, ha abierto una puerta a los familiares de muchos de los afectados. Esta investigadora del área de terapia génica y hepatología del Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra apela a la financiación de un ilusionante proyecto de investigación para poder trasladar los resultados obtenidos en ratones por un grupo catalán a humanos. “Se ha visto que la terapia génica funciona muy bien con animales . Hay varios estudios que lo demuestran. El más cercano, en Barcelona, ha dado resultado positivo. Los ratones se recuperan”. La única piedra en el camino son 3 millones de euros. 3 millones de euros separan a 70 familias españolas de poder dar una mejor calidad de vida a sus hijos. Tan convencida está Gloria, que asegura que “si se hace un ensayo clínico ya, el síndrome de Sanfilippo puede tener cura, un tratamiento, en menos de diez años”.

Síndrome Sin Piedad VI. Colabora mandado un mensaje

Una vez más, la ciencia en España no necesita de tiempo, sino de inversión. La paciencia es una virtud de los científicos, aunque imagino que los familiares de los afectados discreparán en esto conmigo, ya que a ellos y sus hijos el tiempo se les agota lamentablemente.

Si deseas colaborar económicamente, puedes hacerlo en esta cuenta de Kutxabank: 2095-0028-8091-133-98-728 o puedes ponerte en contacto con la Fundación Stop Sanfilippo a través de su web: www.stopsanfilippo.org.




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky