Compra el número 15 de Boletín Drosophila en papel por 1.50€ en BioScripts o Copistería El Estudiante o descárgalo en PDF aquí gratis.

Primer árbol evolutivo de Darwin. Me encanta.

Primer árbol evolutivo de Darwin. Me encanta.

Bajo este extraño título escondo una pequeña reflexión sobre la evolución, la filogenia y como la ciencia es capaz de construir el pasado y evolución de las diferentes especies, actuales o extintas. Siguiendo las propuestas de la teoría evolucionista de Darwin, actualmente completadas y corregidas por la genética, el Neodarwinismo sigue proponiendo que todos los seres vivos de nuestro planeta provienen de un único ser que inició la vida. En resumidas cuentas, todo lo vivo de este planeta proviene de una única forma de vida primogenia.

Esta forma de vida fue diferenciándose, generando nuevas formas de vida cada vez más distintas a medida que las diferencias se acumulaban y las generaciones pasaban. Esto permite imaginarse a la vida como un árbol cada día más ramificado (contando las especies extintas), al que se le conoce como filogenia, que nos permite, al menos teóricamente, recorrer la historia evolutiva de todas las especies hasta hacerlas coincidir con especies distintas en linajes ancestrales de su evolución.  ¿Lo entendéis? En resumidas cuentas, quiere decir, por ejemplo, que todas las especies de  primates, incluidos nosotros, procedemos de una única especie de primate ancestral. Este primate a su vez, viene de  una especie de mamífero, que también es “padre evolutivo” de otros mamíferos no primates,  presentes o extintos.

Lo cierto es que construir la filogenia de las especies, no es algo sencillo, principalmente si recurrimos a la búsqueda de fósiles. Los fósiles no son fáciles de encortar, y aunque lo hiciéramos no son una verdadera representación de la biodiversidad presente en periodos anteriores y muchos de los caracteres a tener en cuenta se han perdido con el paso del tiempo o son difíciles de obtener, incluso con el fósil delante nuestra. Pero la ciencia de la taxonomía se ha desarrollado y cada día lo hace mejor. Esto se debe a la incorporación de técnicas moleculares de comparación que permiten identificar especies cercanas gracias al parecido de su material genético. 

Aunque la genética es, sin duda, una de las herramientas más eficaces para solucionar los problemas de filogenia, a mi entender existen métodos muchos más bellos y que se desarrollaron mucho antes mediante la observación del ojo entendido. Estamos hablando del estudio de las homologías, que permiten establecer la presencia de grupos o especies hermanas, es decir, que proceden del mismo padre evolutivo.

filogeniaEste concepto ya fue identificado por Darwin, aunque es más conocido por la definición de Richard Owen como “el mismo órgano en diferentes organismos, bajo todas las variedades de forma y función”. Podemos entenderlo como cualquier carácter presente en diferentes especies o grupos, que sin tener que cumplir las misma función o forma, indica que ambas especies o grupos presentan un origen común. Representan características heredadas de un antepasado común, que por tanto estará presente en todos los linajes descendientes siempre que no sean eliminadas por evolución.

El mejor ejemplo para entender este concepto es el estudio del esqueleto de las extremidades de los tetrápodos. Aunque estas extremidades estén capacitadas para correr, volar o nadar, todas mantienen cierta estructura y patrones de conexión, cosa que nos indica que todos los tetrápodos tienen un origen evolutivo común. Mientras mayor número de homologías compartan dos especies, más cerca estarán, evolutivamente hablando, entre sí.

homologyPero no todos los caracteres comunes indican la pertenencia a un grupo monofilético, es decir, no indican que los organismos procedan de un antecesor común. De nuevo recurrimos a uno de los mejores ejemplos para entender esta idea, el vuelo en los animales. Podríamos suponer que la capacidad de volar puede indicarnos evolución común pero lo cierto es que no: Si nos fijamos en la estructura de las alas de los diferentes grupos voladores (insectos, aves, pterodáctilos y quirópteros), podremos observar que aunque realizan la misma función son distintas.

Las alas de insectos son estructuras membranosas rígidas que no presentan ningún tipo de esqueleto interno (normal, son insectos), mientras que el resto de alas sí que presentan esqueleto interno (¡fuera bicho!). Si ahora nos fijamos en dicho esqueleto, podemos observar como solo en el caso de los quirópteros los dedos son estructuras fundamentales que mantienen extendido el epitelio necesario para volar. Por otro lado los pterodáctilos y las aves muestran un esqueleto muy parecido (primos hermanos), pero sin embargo utilizan diferentes estructuras para sostener el vuelo, mientras que los pterodáctilos utilizan un epitelio, las aves utilizan plumas.

Todo esto nos hace pensar, que el vuelo surgió de forma independiente en al menos 4 ocasiones. Por tanto, no son homologías, si no homoplasias que no tienen valor a la hora de construir la historia evolutiva de una especie.

P.D.: Batman vuela en avión. 

 




Esta semana os presento a la Marta, y no me refiero a ninguna amiga mía, si no a un pequeño mamífero cuyo nombre científico es Martes martes, e insisto no soy redundante con ningún día de la semana, aunque de ahí deriva el juego de palabras de la viñeta de hoy que mantiene a nuestro protagonista con infinita tristeza.

martes martes

La marta es un mamífero de la familia Mustelidae que habita todo tipo de bosques entre Europa y Oriente Medio. Mide unos cincuenta centímetros de largo y pesa aproximadamente un kilo y medio. Su pelaje es marrón oscuro a excepción del cuello y el vientre que son de color crema. Se alimenta de otros mamíferos, aves, ranas e insectos y a su vez, es presa de búhos, águilas y zorros.  Aunque su estado es LC, sufre la amenaza humana debido a tres factores, uno de ellos es de carácter accidental por culpa de atropellos por parte de automóviles, y los otros dos dos factores se encuentran vinculados a la caza, en un caso para cazarlo y obtener su piel y en otro caso se les envenena para favorecer a las poblaciones cinegéticas.

De nuevo, al igual que en ocasiones anteriores, la viñeta ha sido una idea compartida y ha servido para poder bautizar el barco en el que nuestra apenada protagonista no debería montarse.

 




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Cuando nuestras vacaciones y viajes acaban, a muchas aves en Doñana les queda aún un largo viaje por delante. Durante el próximo mes de septiembre podremos ver como Lavanderas Boyeras y los Aviones Comunes y Zapadores entre otros comienzan a reunirse en grandes grupos antes de que llegue el momento de partir hacia el sur en busca de un clima más cálido.

 

Macho adulto de lavandera boyera (M. f. flava)

Macho adulto de lavandera boyera 

La lavandera boyera (Motacilla flava) es una de las aves españolas con mayor variabilidad en su plumaje. Además hay que tener en cuenta que no solo es posible encontrar la raza ibérica, sino que podemos encontrarnos otras cinco subespecies más de paso, incluso algunos híbridos. La podemos encontrar en zonas abiertas húmedas, como es el caso de las marismas de Doñana, frecuentemente en zonas de arrozales y ligada al ganado vacuno debido a que también habita en prados y pastizales encharcados. La lavandera es una especie estival que llega en marzo y migra hacia el Sahel o Marruecos en octubre.

 

Nido avión común

Nido avión común

El avión común (Delichon urbicum) es una pequeña golondrina migradora estival. Aunque es capaz de vivir en multitud de hábitats y a diferentes temperaturas, durante el invierno las aves españolas viajan al Golfo de guinea y regresan de forma progresiva a nuestro país, llegando a Andalucía y Extremadura en enero y a la cornisa cantábrica en abril. Esta especie nidifica desde muy antiguo en construcciones humanas, estando perfectamente adaptadas incluso a grandes ciudades.

 

 

Avión zapador

Avión zapador

El avión zapador (Riparia riparia) es el más pequeño de nuestros aviones y golondrinas, y construye sus nidos en taludes de ríos y graveras en los que excava un túnel. Es más importante su paso durante la migración que su presencia como nidificante, pasando por nuestro país una parte muy abundante de la población europea.

Estas tres aves son ejemplos de la ruta migratoria euroasiática-africana, que siguen miles de aves en busca de mejores condiciones climatológicas, paisajes óptimos para la nidificación o con mayores y mejores recursos cada año.

 




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

Prometí que la saga de historias tóxicas iba a acabar tras la cuarta entrega, en la que como recordarán les trasladaba el tema del pez fugu y su toxicidad basada en la tetrodotoxina, pero nuestro querido director de este proyecto y web (al cual aprecio sólo cuando no me persigue con el látigo), me instó en que debía ser una pentalogía, como la saga de Harry “El Sucio”, y ante semejante símil no pude resistirme a hacer una nueva entrega. ¿Quién no quiere parecerse en la ficción a Clint Eastwood? Pero a lo que iba, que me voy por las ramas.

Clostridium novyi al microscopio óptico tras haber sido teñido por medio del método Gram.

Clostridium novyi al microscopio óptico tras haber sido teñido por medio del método Gram.

Ya les conté en nuestra primera historia tóxica sobre una bacteria, Clostridium botulinum y cómo la toxina fabricada por ella misma devolvía las ganas de vivir y su magnífica ejecución al pianista Leon Fleisher. Hoy la bacteria protagonista de esta última entrega que servirá de epílogo a estas historias tóxicas es una hermana carnal de la primera: Clostridium novyi. Esta bacteria se encuentra naturalmente en el ganado ovino, siendo para ellas un patógeno que les provoca hepatitis. Su hábitat por antonomasia es el suelo, pero en los animales de pastoreo con heridas, entran a través de éstas y se alojan en el hígado, donde se dan las condiciones de anaerobiosis necesarias para reproducirse y generar toxemia al ganado.

Lo cierto es que esta bacteria es uno de los microorganismos más puñeteros que se conocen, pues es el agente causante de la gangrena gaseosa en humanos, pero la biotecnología médica ha hecho de él un poderoso aliado para combatir el cáncer. ¿Cómo? Ahora lo verán, pero ya se lo he adelantado brevemente hace unas líneas.

Individuo afectado por gangrena. Así muestra la enfermedad tras un tratamiento en cámara hiperbárica.

Individuo afectado por gangrena. Así muestra la enfermedad tras un tratamiento en cámara hiperbárica.

Como ya advertimos, el microbio sólo prospera en ambientes pobres en oxígeno, condición que le otorgaría el cariz de “bala de plata”, puesto que sería adecuada a priori para la destrucción de las células privadas de oxígeno en aquellos tumores que son difíciles de tratar con quimioterapia y/o radiación. Además, al mismo tiempo, se evitaría la invasión al tejido sano cercano, el cual está enriquecido en oxígeno. Así, bajo la premisa relatada anteriormente, en un nuevo estudio publicado en la revista Science Translational Medicine, los investigadores que han desarrollado esta investigación probaron administrar una inyección directa de esporas de C. novyi al tumor que presentaban un total de 16 perros, quienes recibieron este novedoso tratamiento. Pasados 21 días, los tumores fueron erradicados por completo en tres perros y reducido en al menos un 30% en otros tres. Como contrapartida, la mayoría de los perros experimentaron efectos secundarios típicos de una infección bacteriana: fiebre.

Los investigadores decidieron realizar sus pruebas con perros no al azar. La elección por este modelo se debe a las similitudes genéticas que tiene el cáncer canino con los tumores humanos, de tal manera que los perros se tratan con muchos de los mismos medicamentos que combaten el cáncer en humanos, respondiendo de manera similar al tratamiento.

Pastor alemán. Los cánidos, los grandes protagonistas de este innovador estudio.

Pastor alemán. Los cánidos, los grandes protagonistas de este innovador estudio.

Los investigadores que realizaron estas pruebas con los cánidos, en una labor hercúlea de recopilación bibliográfica, comenzaron a explorar entre casos clínicos en los cuales, varios pacientes que además de desarrollar el tumor mostraban una infección bacteriana grave a la misma vez, experimentaban una disminución considerable o incluso la remisión completa de la masa tumoral. El hilo conductor para la aplicación directa a la medicina oncológica era ahora más nítido que nunca y venía a golpear la puerta del futuro inmediato de la terapéutica.

Esperen, avezados lectores de la divulgación científica. Hay más, no he concluído aún. En un estudio en fase I de ensayos clínicos del Centro de Cáncer MD Anderson, un paciente con un tumor de tejidos blandos avanzado en el abdomen tuvo la suerte de recibir la misma inyección de esporas de C. novyi como parte de un programa de terapia innovadora para luchar frente su tumor metastásico. El tratamiento redujo significativamente el tumor, pero sufrió los mismos efectos secundarios que experimentaron los perros cuando fueron inoculados.

En este caso, la historia tóxica pasa por la atoxicidad del organismo en cuestión, usando la ecología de la bacteria para que nos ayude en nuestra labor quimioterápica. Los biotecnólogos y biomédicos han sabido construir una bomba farmacológica usando la fisonomía típica bacteriana, con la finalidad de atacar de lleno y sin remisión a la que ya es denominada como la “pandemia del siglo XXI”. Una vez más, el perro es el mejor amigo del hombre, aunque sea del experimentador médico… bueno, y por supuesto la bacteria, sin menospreciar a nadie.




Nada tiene sentido en biología excepto a la luz de la evolución — Theodosius Dobzhansky

NdNQ456rhamOTodos, más o menos, tenemos claro como es el ciclo natural del agua, pero de nuestra agua, es decir, de la que sale del grifo, creo que sabemos mucho menos. Este breve va dedicado por tanto a intentar aclarar un poco nuestras ideas, teniendo en cuenta que estos procesos presentan bastante variación.

Como es normal, vamos a empezar por la parte más escatológica de nuestra casa, el baño. Cada vez que usamos agua en casa, esta se escurre sola o acompañada por los desagües hacia las alcantarillas, donde se encuentra con más agua “sucia” de origen antrópico. Este agua no puede verterse directamente a los ríos dado que sería una fuente continua de contaminación, así que llegamos al primer paso importante: La depuración de aguas residuales.

Este paso tiene lugar en las centrales de depuración de aguas residuales y se divide en diferentes subpasos, cada uno de ellos en recipientes específicos :

1º Desbaste: Este proceso consiste en la separación de los sólidos de mayor tamaño presentes en el agua residual, para ello se recurre al uso de filtros, redes, mayas, barras o tamices. Este proceso permite no solo la eliminación de los cuerpos de mayor tamaño, sino que asegura que el resto de la maquinaría del proceso no sufra daños por estos.

agua-en-el-ser-humano2º Desengrasado y desarenado: Son dos procesos distintos que se realizan al mismo tiempo. Los restos arenosos presentes en el agua residual se sedimentan hacia el fondo, donde se pasan a otros recipientes llamados desarenadores, donde se acumulan para su extracción. Mientras tanto, las grasas presentes en el agua suben a superficie por flotación, donde la capa superficial es recogida, eliminándose la mayoría de dichas grasas. El proceso de desengrasado puede ser facilitado por aireación profunda, donde las burbujas arrastran las grasa hacia superficie o mediante floculación.

¿Que qué es la floculación? Es un proceso químico que ocurre al agregar ciertas sustancias llamadas floculantes al agua. Estas aglutinan las sustancias presentes en el agua facilitando su extracción.

3º Decantación primaria: En este paso se eliminan los sólidos en suspensión que aún no se han podido eliminar. Para ello se deja decantar el agua, generándose una capa de residuos al fondo del decantador, denominada Fango Primario.

Estos fangos, al igual que el resto de fangos que se producen durante todos los procesos de tratamiento o potabilización de aguas, han de ser tratados posteriormente para reducir sus efectos nocivos para el medio ambiente y, si es posible, encontrarles una utilidad práctica. Uno de los posibles usos más prácticos, es el de abono para la agricultura.

4º Balsas de oxidación o oxigenación: Mediante la aireación del fluido se transforman componentes químicos relativamente tóxicos, en formas menos tóxicas y mejor sedimentables. En este paso se recure a la acción bacteriana. ¡Si señores!, hay bacterias que nos ayudan a limpiar el agua y sin las cuales el proceso sería bastante más complejo y como es normal, caro.

agua5º Decantación secundaria: Siguiendo los mismos pasos que en la decantación primaría, se recogen los fangos finos producidos por los tratamientos biológicos dando lugar a los Fangos Secundarios.

Tras una última comprobación y teniendo en cuenta que el vertido cumpla las Directivas CEE, el agua se devuelve a el medio, es decir, a los ríos. Si todo se ha realizado correctamente y los fangos se tratan de igual manera, hemos conseguido devolver el agua al ciclo natural con las mínimas secuelas.

El agua en este punto es libre de realizar de nuevo el ciclo natural, es decir, del río al mar. Luego, gracias al calor se produce la evaporación que dará lugar a las nubes y esta a su vez producirá precipitaciones (lluvia, granizo o nieve… el tiempo esta loco). Al caer el agua arrastra polvo y disuelve gases atmosféricos, como pueden ser, dejando a un lado lo más conocidos, óxidos de nitrógeno y de azufre.

En el suelo se filtra o repta hacia los ríos incorporando distintos agentes químicos y por supuesto una rica variedad bacteriana. Este agua llena de sustancias es la que nosotros obtenemos del medio para el uso e ingesta, previa depuración y potabilización. Este es el segundo proceso importante: Depuración y potabilización.

Este proceso se inicia con la toma de agua bruta. Bruta no porque no vocalice bien, sino porque es la que tomamos directamente del medio y necesita un tratamiento para uso:

1º Arquetas de mezcla: En ella se mezcla el agua bruta con distintos elementos químicos, que sirven para neutralizar los químicos presentes. Se trata de un tratamiento específico donde se añaden diferentes productos según necesidad.

agua_de_tuberia2º Decantación: De nuevo recurrimos a este proceso para eliminar la mayoría de las partículas presentes. Es común en este paso la adicción de sales positivas, que neutralicen las cargas de los coloides y por tanto favorezca la floculación.

3º Filtrado: El agua en este punto aún puede contener pequeños flóculos, para ello se hace pasar por bancos de arenas dentro de los filtros, reteniendo el resto de los flóculos no deseados. En este punto existes diferentes alternativas, como un posterior paso por carbón activo, cosa que asegura una total eliminación.

4º Potabilización: Es posible, muy posible, que el agua aún contenga microorganismos que tienen que ser eliminados para ser aptos para el consumo. Este proceso de eliminación se hace mediante cloración, es decir, la adicción de cloro en la medida justa para ser nocivo para los microorganismos y no para nosotros. Actualmente existen medios adicionales como el tratamiento con ozono, que produce oxidación en componentes orgánicos e inorgánicos.

En este momento es posible la adicción de flúor, para facilitar la higiene dental del consumidor.

¡¡Por fin!! Ya es hora de abrir el grifo en busca del prometido vaso de agua. Para ello las bombas de impulsión envían el agua depurada a los depósitos generales, donde espera hasta ser distribuida a los distintos consumidores.

Así pues, hemos acabado el ciclo de consumo del agua, desde aguas fecales hasta el vaso que llenamos en nuestra casa. Solo espero una cosa, que la próxima vez que dejéis el grifo abierto os acordéis del gran viaje que da el agua de las alcantarillas a vuestra boca.

Fuente principal: Aljarafesa.

 




La ciencia tiene evidencias pero no está segura de todo. La religión está segura de todo, pero no tiene evidencias — Ashley Montagu

Es de lo más común temer a las mandíbulas de una hiena, la fuerza de un oso pardo, o a los dientes de un tigre, pero muchos otros animales son igual o incluso más peligrosos y pasan desapercibidos por su tamaño, que esconde poderosos venenos.

Lactrodectus mactans

Lactrodectus mactans

Un ejemplo sería la araña viuda, Latrodectus mactans. Ésta se caracteriza por un color negro intenso y una mancha roja en forma de reloj de arena en la parte inferior del abdomen. La convinación de los colores rojo-negro suele ser una coloración de advertencia, esto es lo que se denomina aposemantismo. Esta araña vive en norteamérica y es así llamada porque la hembra se come al macho tras el apareamiento. Poseen un veneno neurotóxico que bloquea la transmisión de impulsos nerviosos, por lo que si no es tratada a tiempo es mortal.

 

Dendrobates tinctorius

Dendrobates tinctorius

Otro pequeño animal muy venenoso es la rana dardo o de punta de flecha. Existen varias especies que conforman la familia Dendrobatidae. Son ranas neotropicales de zonas selváticas con cloraciones muy llamativas. Cuando las ranas se encuentran en situaciones de peligro liberan toxinas de alta letalidad producidas por su piel. Estas toxinas inhiben la conducción neuromuscular y producen una muerte instantánea.

 

Bungarus lividus

Bungarus lividus

Entre los reptiles podemos encontrar muchos ejemplos de animales venenosos y mortíferos. Entre ellos podemos destacar la serpiente Krait, que sólo se encuentra en Asia y tiene un veneno 15 veces más potente que el de una cobra. Constituyen el género Bungarus, que da nombre a la bungarotoxinas que producen. Estas son toxinas presinápticas, bloquean la liberación de neurotransmisores, llevando a una breve parálisis. A la parálisis le sucede un período de sobre-excitación, calambres, espasmos y convulsiones que llevan a una parálisis.
Por último, no sólo en el medio terrestre encontramos animales venenosos, en el mar encontramos el animal con el veneno considerado más letal. Se trata de la avispa marina, una medusa que se encuentra en los mares de Australia. Ésta medusa puede alcanzar el tamaño de un balón de baloncesto y posee hasta 60 tentáculos. El veneno entra directamente en el torrente sanguíneo, y puede causar un paro cardíaco al instante.

Chironex fleckeri

Chironex fleckeri




La ciencia tiene evidencias pero no está segura de todo. La religión está segura de todo, pero no tiene evidencias — Ashley Montagu

Nuestro organismo ha evolucionado para detectar la necesidad de oxígeno de manera inconsciente.

Nuestro organismo ha evolucionado para detectar la necesidad de oxígeno de manera inconsciente.

El hecho de respirar es algo tan cotidiano para nosotros que sólo nos acordamos de realizarlo cuando nuestro cuerpo requiere un volumen de oxígeno mayor. La razón por la que en ciertos momentos nuestro cerebro es consciente de la falta de oxígeno y comienza la respiración voluntaria es porque el mecanismo de la respiración tiene múltiples consecuencias en otros procesos fisiológicos, tales como regular el pH, intercambio gaseoso a nivel celular, aporte de oxígeno al metabolismo, etc. Por eso este proceso es vital, y, aunque no seamos conscientes del mismo, el cuerpo necesita continuarlo. Puede parecernos algo obvio, pero la importancia de este proceso va mucho más allá del entendimiento cotidiano, por ello el cerebro lo regula muy finamente.

La reserva de oxígeno (O2) de nuestro cuerpo es de 1 litro, por lo que debemos renovarla con cierta frecuencia. Cuando no somos conscientes de este proceso, es decir, cuando se induce de forma involuntaria (cuando dormimos, por ejemplo), una parte de nuestro cerebro se encarga de poner en marcha el mecanismo para renovar esta reserva a un ritmo de 250ml de O2 por minuto (mientras realizamos actividades cotidianas, como andar, se consumen 800ml por minuto). La ausencia de este elemento durante un tiempo relativamente corto puede conducir a daños irreversibles en el cerebro.

La respiración voluntaria, la que nosotros realizamos de forma consciente, tiene lugar a través de la corteza cerebral. Esta manda una señal a los núcleos respiratorios localizados en el bulbo raquídeo y estos se activan. Pero, ¿qué pasa cuando no hay señal procedente de la corteza, es decir, cuando no pensamos en respirar? Es evidente que el cuerpo necesita continuar este proceso, pero ¿cómo es posible que los núcleos respiratorios del bulbo actúen por su cuenta? Para ello, nuestro organismo ha organizado una serie de elementos reguladores en perfecta armonía que se encargan de controlar el ritmo respiratorio, que, a grandes rasgos, es la frecuencia de la respiración. En este punto hay diferentes mecanismos actuarán sobre este órgano de forma autónoma. Se trata de una serie de quimiorreceptores alojados cerca del corazón (los cuerpos aórticos) que se encargarán de detectar niveles de oxígeno. También hay otra serie de receptores alojados en el cerebro, que en este caso detectarán cambios en las concentraciones de dióxido de carbono (CO2).

El bulbo raquídeo es uno de los centros encargados de regular la respiración.

El bulbo raquídeo es uno de los centros encargados de regular la respiración.

En cuanto a los quimiorreceptores de los cuerpos aórticos y carotídeos (también llamados periféricos), su situación no es azarosa, sino que responde a una fina estrategia orquestada por nuestro cuerpo para realizar de forma más precisa la regulación. En la salida de la sangre a través de las arterias, el oxígeno está más concentrado porque aún no ha pasado de los vasos a los tejidos. Esto permite a nuestro cuerpo conocer de forma más exacta la cantidad de oxígeno que hay en sangre. Estos receptores detectarán bajadas en los niveles de oxígeno, de forma que cuando hay poco oxígeno unido a estos receptores, se dispara una señal nerviosa que llega hasta los núcleos respiratorios del bulbo, activándolos.

En el caso de los receptores centrales, situados en el cerebro, se encargarán de detectar cambios en los niveles de CO2. Un aumento de la concentración de CO2 puede deberse a varios motivos, aunque los dos principales, que son los que nos atañen, son: Un aumento de la actividad metabólica del organismo, que produce un aumento directo de CO2 en la sangre, o bien una disminución del ritmo respiratorio, que si bien no aumenta los niveles de CO2 directamente, hace disminuir los de O2, haciendo que la concentración de CO2 con respecto a la de O2 aumente.

Las células encargadas de recibir esta información enviarán una señal a las células del bulbo, al igual que en el caso de los receptores periféricos. Estas células del bulbo son estimuladas por esta vía y, como están conectadas a los músculos respiratorios (diafragma e intercostales), envían señales nerviosas a estos, produciendo así el proceso respiratorio. Por ello, aún en ausencia de una señal procedente de nuestro “yo consciente”, el cerebro sigue siendo capaz de mantener el mecanismo de la respiración gracias a las señales producidas en estos receptores, manteniendo este proceso tan esencial aun cuando nos olvidamos de él.

Bibliografía

- Neural control of the respiratory muscles (Alan D. Miller, Armand L. Bianchi y Beverly P. Bishop) CRC Press 1997 (Biblioteca de la Facultad de Biología de Sevilla)

- Looking for inspiration: new perspectives on respiratory rhythm (Jack L. Feldman & Christopher A. Del Negro) (Revista nature: http://0-www.nature.com.fama.us.es/nrn/journal/v7/n3/full/nrn1871.html)

 

Este artículos nos la manda Pablo Beltrán Matas, Estudiante de Grado en Biología de la Universidad de Sevilla.




La ciencia tiene evidencias pero no está segura de todo. La religión está segura de todo, pero no tiene evidencias — Ashley Montagu